La presentadora ha abandonado ya su mansión de Molino de la Hoz, que ha quedado vacía y llena de cajas. Su hija ha enseñado cómo ha quedado la casa en ‘Sálvame’.


Hace apenas 24 horas, María Teresa Campos se ha despedido con enorme pena de su casa de Molino de la Hoz. Una mansión de casi 2.000 metros cuadrados que ha vendido por 2.500.000 euros. A partir de ahora, la veterana periodista vivirá en un ático de 250 metros en Aravaca, próximo al piso donde vive su hija a Terelu Campos. Con la mudanza, la malagueña deja atrás 20 años de recuerdos en un hogar en el que ha vivido grandes momentos. Deja también una mansión vacía cuyos rincones ha enseñado en televisión Carmen Borrego.

«Ella quería venderla, porque es absurdo que viva en una casa tan grande, pero en el momento de decir adiós ha sido duro«, ha recordado la colaboradora. «He llorado viendo a mi madre salir. La vi tan mal que es imposible no hacerlo. Espero que se tranquilice pronto».

 

La andaluza ha abierto las puertas de la vivienda de su madre con algo de pena por los recuerdos que atesora cada rincón, pero sabe que María Teresa ha tomado la decisión acertada. «No me importa ya nada de esto. Me importa que ella esté bien y que esté feliz en su nueva casa», ha destacado. La presentadora, por su parte, también sobrelleva la situación con bastante entereza. «El palo ha sido cuando ha visto que no todo lo que tenía en la antigua casa le entra en la nueva… Empezó a ponerse triste porque había muchas cosas de su casa».

«No es la casa de mi madre, es mi casa también»

Borrego ha recordado a los espectadores de Telecinco que puede enseñar la vivienda porque tiene pleno derecho a hacerlo. «No es la casa de mi madre, es mi casa también. Yo he vivido durante muchos años aquí».

Telecinco

«Es el fin de una etapa muy bonita en la vida de mi madre. Ha tenido unos más y sus menos, como todo el mundo. Ella aquí a sido muy feliz y también lo ha pasado muy mal. ¿Pero quién no lo pasa mal a lo largo de 20 años en una casa?», ha confesado. Carmen Borrego asegura que «la vida sigue» y ahora solo desea que su madre se sienta a gusto en esta nueva etapa: «Espero que mi madre recuerde esta casa con una sonrisa».

La casa que acaba de vender María Teresa Campos tiene 1.615 metros cuadrados construidos y cuenta con 12 dormitorios, 15 cuartos de baño, piscina, ascensor, sala de cine y gimnasio. «Esta casa para nosotros ha sido la casa familiar. Yo he vivido aquí con mis hijos de pequeños y evidentemente da pena, pero bueno, la vida es avanzar y tampoco vamos a llorar por una casa. Es decir, estábamos deseando venderla y ya está vendida. Ahora no nos vamos a poner a llorar, pero el recuerdo siempre va a quedar», ha destacado Borrego.

Telecinco

Dentro de unos días, María Teresa podrá instalarse en su nuevo hogar. Un precioso ático por el que pagará un alquiler de 2.400 € al mes. Una cantidad que no le ha impedido hacer algunas reformas al inmueble. Este cuenta con 250 metros cuadrados y una enorme terraza de 140 metros cuadrados que para la malagueña «es un piso normal».