«Han sido momentos complicados, con lo de mi tío y mi padre. No ha sido fácil, pero hay que seguir», ha confesado el torero en su regreso a ‘Sálvame’ tras la muerte de su progenitor.


Dos días después de la muerte de su padre, José Antonio Canales Rivera se ha sentado de nuevo en ‘Sálvame’ para conceder su primera entrevista tras tan dura pérdida. Los últimos tiempos no han sido fáciles: hace tan solo cinco meses, en enero de 2021, perdía a su tío Riverita. Triste, el torero ha charlado con Jorge Javier Vázquez sobre su progenitor, José Antonio Canales, un hombre discreto y celoso de su intimidad que siempre huyó de la fama que ha rodeado al clan Rivera.

«Han sido momentos complicados, con lo de mi tío y mi padre. No ha sido fácil, pero hay que seguir, tengo mucha ilusión por ver lo que está por venir’… Han sido días duros y tristes. Al final no sabes cómo asumir y digerir todo esto que está sucediendo. Soy partidario de que el tiempo lo cura todo y lo que necesitamos es cambiar los hábitos, sobre todo mi madre y empezar a vivir un poco», ha comenzado diciendo. «El funeral de mi padre ha sido totalmente íntimo, solo 20 personas. No ha venido nadie porque nadie ha sido invitado porque mi padre era así, muy discreto y muy cerrado».

Canales Rivera habla de su padre: «No quería salir en ningún sitio»

Al hablar de su padre, el diestro ha recalcado que nunca se sintió atraído por la popularidad que le brindaba ser marido de Teresa Rivera y cuñado de Paquirri. «Ha estado alejado de todo, no le ha interesado nada. Estaba al margen de todo y no quería salir en ningún sitio. Es más, como padre de artista de torero mira que llevo años como profesional… Te puedo decir que a lo mejor ha ido a verme torear ocho veces. Y cuando ha ido a verme se ha sentado en su grada ha disfrutado del espectáculo y me he enterado al día siguiente porque me ha llamado para reírme», ha contado.

Telecinco

El colaborador ha confesado que de joven no mantuvo demasiado contacto con su padre. «Para mí mi padre fue un descubrimiento porque mi vida la he dedicado a mi carrera, me casé y estuve viviendo con mi familia. Cuando me separé estuve con ellos y para mí fue un gran descubrimiento. Era un hombre en todo momento atento, pendiente, dispuesto. Fue muy exigente con los tres. Exigente hasta donde ha podido porque luego cada uno hemos decidido pronto lo que queríamos hacer, sobre todo yo que con 13 años recién cumplidos me fui a vivir fuera», ha relatado.

«Vamos a entrar en una etapa feliz»

Ahora, su máxima preocupación es su madre. «Mi madre llevaba dos años y medio pendiente de mi padre. Ella no quería despegarse de él. No salía.. Nos preocupa mucho, pero vamos a entrar ahora en una etapa increíble, feliz. No digo que la anterior no lo ha sido. Para ella estos dos años han sido durísimos. Hay que cambiar los hábitos y disfrutar de cosas como ir a la playa, que la tiene a 150 metros y lleva tres años sin ir».

Telecinco

En su charla con el presentador, Canales Rivera ha contado que su progenitor nunca opinó sobre la ‘herencia envenenada’ de Paquirri porque «no se manifestaba en estas cosas. Tenía claro cuál era su papel familiar. Era el patriarca». Y aunque era un hombre recto, «tenía mucho sentido del humor, se reía mucho de todo en general. Lo recuerdo siempre exigiéndome para que fuera mejor, para que fuera más feliz y corrigiéndome siempre. Su labor la hizo bastante bien y me gustaría estar a la altura yo también cuando llegue el momento». Asimismo, se sinceraba sobre el recuerdo que le queda de él: «La última imagen que tengo de él es fea, no me gusta. Ahora él está descansando». Por último, agradecía las muestras de cariño que ha recibido, en especial un mensaje de su primo Kiko Rivera, cuyo contenido no ha querido desvelar.