Segundo look de la jornada y de los de premio. Cena de gala ofrecida por el presidente de Portugal en honor de los Reyes, con traslado a la ciudad de Guimaraes, la cuna de Portugal, y con el Paço de los Duques de Braganza (siglo XV) engalanado para la ocasión. La historia contemplándonos, la luna y las estrellas brillando, la alfombra roja desplegada, el calorcito de los portugueses y varios grupos folclóricos animando… En fin, todo a favor para una noche inolvidable.Letizia

Letizia ha repetido, pero con mucho acierto. Estrenó este vestido de Carolina Herrera en otra cena de gala, pero en el Palacio Real de Madrid, en octubre de 2014. Confeccionado en encaje y con sugerentes transparencias, perteneciente a la colección otoño-invierno 2014/2015 de la diseñadora, es uno de esos modelos elegantes e intemporales. Además tiene una inequívoca inspiración española, por aquello de los encajes y el corte sirena, así que, aunque sea de refilón, también «hace patria».

Reina
El día de su estreno, hace dos años.

Vamos, un 10 en toda regla que sigue vigente y ¡me encanta! Será que la noche en Guimaraes tenía esa magia, será porque parecía que estábamos en un cuento, será por ver a todos esos caballeros perfectos con traje de gala, será por lo que sea, pero hoy no tengo «peros» que poner.

Vestido-ok
El vestido de Carolina Herrera, por delante y por detrás.

La Reina ha cumplido: se ha vestido de gala, y como tal además lucía la máxima condecoración de Portugal, la Cruz de la Orden de Cristo, que data de 1459, y que se le ha concedido en este viaje. La llevaba prendida sobre una banda roja, que iba a juego con su rojo de labios.

Letizia
El maquillaje me ha parecido impoluto, con dominio absoluto del rojo de labios.

Hoy sí que ha tirado de joyones: los pendientes florales de diamantes que le regalaron sus suegros, los Reyes Juan Carlos y Sofía con motivo de su enlace con el entonces Príncipe Felipe. Os aseguro que cuando venía caminando por la alfombra roja lanzaban unos destellos increíbles… Y el brazalete de oro blanco y diamantes de Cartier. No acostumbra a lucir pulseras, así que bienvenida de nueva esta pieza, que además es preciosa.

Letizia

Por lo demás, también mencionar el moño alto y ligeramente ahuecado, que le iba estupendamente. Y ha vuelto a desafiar a las bajas temperaturas, porque sí hacía fresquito en Guimaraes, y la niebla poco a poco se iba instalando en los alrededores del palacio, pero Letizia sonreía y no parecía sentir frío…

Esta noche ha prescindido de tiaras y ha lucido como toda una Reina. ¿Qué opináis? ¿Qué tal este fin de fiesta del primer día en Portugal?

Letizia
Los Reyes, con el presidente Marcelo Rebelo de Sousa, posando delante de un grupo de personas ataviadas con trajes de la región del norte de Portugal. FOTOS: RAFAEL LÓPEZ.