Belén Esteban se enfrenta de nuevo a un nuevo problema tras adquirir en subasta la casa de Toño Sanchís, situada en Villanueva del Pardillo (Madrid).


Belén Esteban vuelve a verse en un aprieto por Toño Sanchís. Aunque la colaboradora de televisión había adquirido la propiedad del que era su mánager en una subasta pública, esta casa sigue dando dolores de cabeza. Las últimas informaciones aseguraban que ella debía dinero de ciertos gastos de la propiedad, datos que ella ha negado rotundamente. Tan solo asume que hay recibos por parte de Toño de los que no piensa hacerse cargo. «Lo de la comunidad está pagado por mí, pero lo que me he negado a pagar es el año que ha estado este señor viviendo a cuerpo de rey y no ha pagado, no lo voy a pagar», ha asegurado Belén para así zanjar cualquier polémica al respecto. Cabe recordar que el representante de artistas apuró hasta el final y justo antes de ser desahuciado, abandonó la casa dejando muchos desperfectos. De hecho, la propia Belén nos mostró en exclusiva todos los rincones del chalet, así como el estado lamentable de muchas de las habitaciones en las que días antes había vivido Toño con su familia.

SEMANA

Eso sí, hay trámites pendientes aún y es que, según ella misma, todavía la vivienda se tiene que cambiar de nombre al haber cambiado de propietario. «Yo tengo la casa de Toño vendida y no me he gastado 50.000 euros en la reforma. Yo la casa tengo que cambiarla de nombre cuando me hagan el último pago», asegura Belén Esteban. Confesiones que suman a un nuevo ruego hacia Toño, pues el mánager todavía no ha saldado todas sus cuentas con Belén Esteban. Ni mucho menos. Sanchís debe «casi 400.000 euros» a Belén, una deuda que ella quiere que desaparezca cuanto antes. Cansada y con ganas de cerrar para siempre esta etapa, Belén desea terminar olvidar muy pronto este dolor tan fuerte para ella.

Si bien es cierto que hace algunos meses Belén mostró su felicidad al ganar la batalla a Toño, a día de hoy este frente sigue abierto. Belén tuvo que hacer un lavado de cara a esta casa, situada en Villanueva del Pardillo (Madrid), para poder venderla, una transacción que pudo hacer en el mes de septiembre. Sin embargo, meses después de aquello en el Registro, Belén Esteban y una sociedad aparecen a nombre de la casa al 50 %. Pero ¿qué ha sucedido entonces? Este contrato de compraventa es legal y tan solo depende de unos plazos, siendo el único trámite que queda pendiente el de elevarse a público. La razón no sería otra que la guerra que ahora mantiene Belén con el banco, pues Toño Sanchís dejó de pagar la hipoteca los últimos meses que vivió en la propiedad.

SEMANA

Y por si esto fuera poco, ahora Toño ha movido ficha y tras contratar al mismo despacho de abogados que Rocío Carrasco, Sanchís ha presentado un recurso para recuperar la que fue su casa. ¿El motivo para ello? Que con ella se consiga saldar la deuda del concurso de acreedores de su sociedad. Todavía es una incógnita el final de esta historia que tantos giros de tuerca ha dado en los últimos meses. Por lo pronto, Belén acaba de ser demandada también por Rocío Carrasco por revelación de secretos. La pareja de Fidel denuncia a Belén tras haber anunciado en directo los detalles de la deuda de la hija de la Jurado con la Agencia Tributaria de la Comunidad de Madrid, que ascenderían a más de un millón de euros.