Bárbara Mirján ya tiene nombre propio. Ya no es solo y únicamente la pareja de Cayetano Martínez de Irujo y ella misma lo ha demostrado. El pasado martes 14 de enero acudió en solitario a la tradicional pasarela de moda ‘We Love Flamenco’, que se celebra en Sevilla. No necesitó ir cogida del brazo del jinete, ella llegó con una sonrisa de oreja a oreja y posó en el photocall como una celebritie más. Compartió espacio con Laura Sánchez, Virginia Troconis, Laura Ponte, Marta Hazas o la influencer Paula Ordovas.

Hasta ahora se desconocía la afición de Bárbara Mirján por el mundo de la moda, o quizá esta no sea tal y haya sido alguna amistad la que le haya llevado a disfrutar de esa noche de glamour y costura. Con un pitillo negro, combinado con una camisa en beige y una chaqueta con pelo y estampado de colores, posó con los labios rojos y derrochando naturalidad.

Posando en el photocall

De manera discreta y sin que prácticamente nunca hayamos escuchado su voz se ha ido haciendo su hueco en el mundo de la sociedad, pero sobre todo en el corazón de Cayetano Martínez de Irujo y de su familia. Ahora se ha convertido en su gran apoyo, pues la relación del jinete con sus hermanos está completamente rota, no habrán sido sus mejores navidades y Bárbara, junto a su exmujer, Genoveva Casanova son sus personas de confianza, además de, por su puesto, sus hijos. Sin embargo, él no cierra la puerta a una posible reconciliación, a que le entiendan y comprendan porque decidió escribir las memorias de su dura infancia en ‘De Cayetano a Cayetana’, donde abrió su corazón, demasiado según el gusto de su familia.