La joven acaba de compartir una imagen inédita del día que tuvo lugar el funeral del marido de su madre, Paz Padilla, cargada de amor y ternura.


Anna Ferrer ha vivido unas semanas de lo más complicadas. El pasado 18 de julio fallecía el marido de su madre, Paz Padilla, a los 53 años después de que llevar varios meses enfermo. La joven se ha matenido en silencio hasta hace apenas unas horas, momento en el que aprovechaba para agradecer todos los mensajes de apoyo que han recibido ella y su madre durante los últimos días.

Es el apoyo más incondicional de Paz

Han sido unos días difíciles, que continuarán durante un tiempo mientras intentan recomponerse de este duro golpe. Anna Ferrer está muy unida a su madre, como ha demostrado siempre a través de las redes sociales, y no se ha separado de ella en ningún momento. De hecho, es y será el apoyo más incondicional de la presentadora en este duro trance.

Así de unidas se mostraron también durante el funeral de Antonio Juan Vidal, que tuvo lugar el pasado 20 de julio en Zahara de los Atunes, Cádiz, donde vivía. De ese día, Anna Ferrer guarda una foto cargada de ternura y amor junto a su madre y que ahora ha decidido compartir acompañándola con un corazón rojo.

En la imagen vemos a Paz Padilla destrozada con los ojos cerrados en el coche, probablemente del momento después de haber despedido a su marido. Su hija, con los ojos cerrados también, le da un beso mientras le coge la cabeza con la mano. La presentadora abraza a su hija mientras tanto, demostrando que la necesita más que nunca. La foto está cargada de ternura y Anna Ferrer no ha dudado en compartirla para darle fuerzas a su madre en estos delicados momentos.

Anna ha reaparecido en redes

Anna Ferrer ha utilizado su cuenta de Instagram después de unos días alejada de su móvil puesto que necesitaba desconectar. La joven agradecía todas las muestras de cariño que había recibido en las últimas semanas y ha hecho hincapié en todas aquellas personas que le han dado las gracias (tanto a ella como a su madre) por su forma de sobrellevar la muerte de Antonio Vidal. «Ha sido una locura, lo que más me ha sorprendido es la de mensajes dándome las gracias a mí y a mi madre por lo que hemos compartido, que os está sirviendo«.

La hija de Paz Padilla se ha abierto en canal y se ha sincerado sobre algunos aspectos de los últimos meses, aunque ha reconocido que aún es pronto para hablar de manera abierta y ha prometido que «en algún momento os contaré algunas cosas que a mí me han ayudado a llevarlo mejor«.

“No sé si ahora después de conocer la noticia os encajan algunas cosas. No sé si os preguntabais por qué Iván vivía con nosotras, por qué yo pasaba más tiempo en casa y no salía, por qué no nos hemos ido de vacaciones…”, comenzaba a explicar Anna Ferrer. Tras esto, la joven admitía que había sido un año muy duro para ella debido a la pérdida de su abuela el pasado mes de febrero y ahora, el marido de su madre.

Han sido unos meses complicados en los que tanto madre e hija han optado por cambiar su actitud y enfrentarse al destino. De ahí, las palabras que la presentadora usó para hablar sobre la muerte de Álex Lequio y que provocó un sinfín de críticas. Sobre esto, la joven ha dejado claro que nunca hay que juzgar: » Que veáis cómo son las redes sociales, que solo enseñamos lo que queremos y no ibais a pensar que yo estaba pasando por algo así. Hay que ser muy respetuoso porque no se sabe por qué alguien actúa de una manera”. 

El mensaje más duro de Paz Padilla

Por su parte, su madre sorprendía con una de sus publicaciones más difíciles, donde explica en qué momento se encuentra tras la muerte de su marido: «Hoy hace una semana que perdí al amor de mi vida. Quiero agradeceros vuestro apoyo y los miles de mensajes. Me conmovió enormemente las flores que, de forma anónima, recibimos en el tanatorio. Gracias a los amigos que se desplazaron para estar conmigo en esos momentos difíciles, a esos reportajes tan bonitos y al trato tan humano. Los compañeros que cada día me dicen que me quieren y me mandan energía. He vivido una historia de amor corta pero muy intensa, se que su amor vivirá en mi para siempre. Ahora estoy de retiro, atravesando el desierto más duro de mi vida, donde solo veo piedras en el camino. Él me ayudará a encontrar mi destino. Soy un animal herido, pero avanzando», escribía con una foto muy identificativa.