“No sé si ahora después de conocer la noticia os encajan algunas cosas», ha comenzado a explicar la joven.


Paz Padilla está pasando por una difícil y dura etapa de su vida. Cinco meses después de despedirse de su madre, Lola Díaz, la presentadora tenía que hacer frente a una nueva pérdida. El pasado sábado 18 de julio, su marido, Antonio Juan Vidal, fallecía después de una dura batalla contra una larga enfermedad.

La humorista ha vivido su año más difícil y en todo estos momentos ha encontrado refugio en los suyos. Sin embargo, su hija, Anna Ferrer, se ha convertido en su mayor pilar. Horas después de que Padilla rompiera su silencio sobre la muerte del amor de su vida, la joven le dedicaba unas tiernas palabras al marido de su madre, a quien ha considerado como un padre. «Me gustaba la familia que formábamos. Nunca podré agradecerte todo lo que me has enseñado. Sé que nos seguirás cuidando como siempre hacías«, escribía. Ahora, una semana después de su muerte, la hija de Paz Padilla ha hecho uso de sus redes sociales para compartir su vivencia y explicar cómo se siente. La joven ha dado una gran lección de vida al narrar los duros momentos que ha vivido en los últimos meses.

Anna Ferrer ha utilizado su cuenta de Instagram después de unos días alejada de su móvil puesto que necesitaba desconectar. La joven agradecía todas las muestras de cariño que había recibido en las últimas semanas y ha hecho hincapié en todas aquellas personas que le han dado las gracias (tanto a ella como a su madre) por su forma de sobrellevar la muerte de Antonio Vidal. «Ha sido una locura, lo que más me ha sorprendido es la de mensajes dándome las gracias a mí y a mi madre por lo que hemos compartido, que os está sirviendo«.

La hija de Paz Padilla se ha abierto en canal y se ha sincerado sobre algunos aspectos de los últimos meses, aunque ha reconocido que aún es pronto para hablar de manera abierta y ha prometido que «en algún momento os contaré algunas cosas que a mí me han ayudado a llevarlo mejor«.

«Nunca hay que juzgar»

“No sé si ahora después de conocer la noticia os encajan algunas cosas. No sé si os preguntabais por qué Iván vivía con nosotras, por qué yo pasaba más tiempo en casa y no salía, por qué no nos hemos ido de vacaciones…”, comenzaba a explicar Anna Ferrer. Tras esto, la joven admitía que había sido un año muy duro para ella debido a la pérdida de su abuela el pasado mes de febrero y ahora, el marido de su madre.

Han sido unos meses complicados en los que tanto madre e hija han optado por cambiar su actitud y enfrentarse al destino. De ahí, las palabras que la presentadora usó para hablar sobre la muerte de Álex Lequio y que provocó un sinfín de críticas. Sobre esto, la joven ha dejado claro que nunca hay que juzgar: » Que veáis cómo son las redes sociales, que solo enseñamos lo que queremos y no ibais a pensar que yo estaba pasando por algo así. Hay que ser muy respetuoso porque no se sabe por qué alguien actúa de una manera”.