Angie Rigueiro: Hombres y mujeres debemos jugar con las mismas reglas siempre»

Periodista, presentadora y profesora universitaria, Angie Regueiro es todo un ejemplo de constancia y trabajo y una gran motivación para las mujeres en estado de gestación.

La argentina se encuentra embarazada y ya de baja maternal, muy animada e ilusionada, nos cuenta su secreto para compaginar su vida laboral y personal.

Tuviste una enfermedad durante el embarazo llamada hiperémesis gravídica. ¿Cuáles son sus síntomas?
Es una enfermedad rara del embarazo que nos da a un pequeño porcentaje de mujeres y es muy tediosa. No toleras prácticamente nada de comida y tampoco líquido. Llegas a tener episodios de vómitos muy severos, de 30 a 40 veces al día. La verdad es que yo me sentía enferma pero como al principio me decía todo el mundo que eso era lo normal del primer trimestre (creo que la gente no daba crédito cuando le decía que no paraba literalmente de vomitar), pues seguía con mi vida como podía, pero me sentía muy débil.

¿Cuándo te la diagnosticaron?
Poco después de cumplir los 3 meses de embarazo, un día me deshidraté y me tuvieron que ingresar. Me dijeron que no tenía los típicos síntomas del embarazo, sino que se trataba de hiperémesis gravídica. Estuve en el hospital una semana y ya empecé con el tratamiento adecuado y pude llevar un embarazo mucho más normal.

A pesar de ello, seguiste al frente de las Noticias de la Mañana de Antena 3.
Sí, no quise dejar de trabajar. Me apetecía mucho compaginar el embarazo con el trabajo, que me encanta. Es verdad que había días un poco duros porque con ese cuadro ponerse delante de la cámara, a veces, no resultaba tan fácil, pero aprendí a disimularlo y el trabajo me distraía. Es verdad que luego estaba todo el día tirada en la cama para coger fuerzas, pero me alegro de haber aguantado hasta el final porque es algo que yo quería hacer. Y en ese sentido, agradezco muchísimo las facilidades que me dio la Dirección General de Informativos.

¿Cómo has llevado trabajar de noche embarazada levantándote a las 3 de la mañana?
La verdad es que ayuda mucho trabajar en algo que te encanta y te apasiona. Aunque es cierto que es un horario que cuando no estaba embarazada lo llevaba muchísimo mejor. En el embarazo el cuerpo está a pleno rendimiento haciendo «una vida», así que me he notado más cansada. Además, la enfermedad no ayudó mucho los cuatro primeros meses y en el tercer trimestre he tenido mucho insomnio. Pero no me puedo quejar, lo he ido llevando bien y además cuando te dedicas a lo que te encanta, pues estás contenta y se saca adelante.

¿Cómo piensas compaginar la maternidad con tu horario?
Intentaré organizarme siendo muy rigurosa con el horario. Acostaré al bebé y luego cenaré, veré el informativo de la noche y me iré corriendo a la cama. Me gustaría poder dormir cincl horas seguidas (aunque serán interrumpidas por el bebé, jaja) y luego echarme una mini siesta por la mañana. Con eso creo que me voy apañar bien. Actitud positiva ante todo. Tener un hijo va a ser maravilloso, lo mejor de la vida, y trabajar en lo que me encanta es otro regalo, así que teniendo esas dos motivaciones, se llevará mejor la falta de sueño.

Has notado empatía por parte de tu empresa y de compañeros por el hecho de tener este horario tan duro con un estado de gestación tan avanzado?
Sí, la verdad es que sólo puedo decir cosas buenas. Cuando dije que estaba embarazada me dijeron que lo primero era el bebé y que estuviese muy tranquila. Además, con la enfermedad me dieron mucha flexibilidad. Me decían que si me encontraba mal y necesitaba unos días, me los cogiera. Afortunadamente, menos cuando estuve ingresada, pude compaginar el embarazo y el trabajo. Pero creo que pude hacerlo porque estaba tranquila. Si no hubiese podido, me hubiera sentido muy apoyada.

Crees que las empresas en general deberían tener un plan B para estos casos?
En Antena 3 te cuidan mucho y te dan todas las facilidades para que puedas compaginar embarazo y trabajo. Eso es fundamental. Y lo he visto tanto en mi caso personal como en el del resto de compañeras que también están embarazadas.

Eres de las que cree en la flexibilidad de horarios?
Soy una gran defensora del trabajo desde casa en empresas y profesiones que se presten para ello (en la nuestra no se puede, tienes que estar in situ, en el plató o en el lugar de la noticia, pero en muchas se puede hacer). En Europa se realiza mucho el teletrabajo y creo que es maravilloso porque los profesionales rinden más si pueden llegar a todo, compaginando vida laboral y familiar y sintiendo que aprovechan el tiempo de manera más eficiente.

Crees que las mujeres seguimos teniendo handicaps laborales por el hecho de quedarnos embarazadas?
La verdad es que considero que poco a poco eso está cambiando. Siento que me he quedado embarazada y nada ha cambiado. Y veo que cuando mis compañeras vuelven de sus bajas de maternidad, nada cambia y siguen con sus carreras. Así que creo que poco a poco estamos consiguiendo acabar con esos hándicaps. En ningún momento he tenido miedo a que por el embarazo o por tener un hijo mi vida profesional vaya a estancarse. Al revés, me siento con más alegría y fuerza que nunca y eso seguro que se nota y se notará después de la baja en el trabajo.

Qué medidas plantearías si estuviera en tu mano para evitar estas desigualdades?
Que el padre tenga una baja de paternidad parecida (aunque no sea exactamente la misma) a la de la madre, hace que al final se normalice la situación y que ninguna empresa vaya a contratar o potenciar más a un hombre por el simple hecho de pensar que si tiene un hijo la mujer no es rentable porque se va y el hombre no. Creo que está bien que juguemos con las mismas reglas.

¿Qué opinas de que haya mujeres que se incorporen antes de las 16 semanas que se da de baja de maternidad?
Yo creo que cada uno es libre para hacer lo que quiere. Yo tengo amigas que se han incorporado antes porque podían perfectamente compaginar estar con su pequeño y el trabajo, y me ha parecido estupendo. Pero también me parece genial quien se coge una excedencia para estar más meses con su hijo. Creo que a veces juzgamos mucho, y cada uno tiene sus circunstancias.