Ana Rosa Quintana comenzaba este lunes su programa como jamás hubiera querido hacerlo. La presentadora anunciaba frente a las cámaras el fallecimiento de su compañero, el periodista, David Gistau, que tras una lesión cerebral ha muerto a los 49 años. Muy emocionada y tratando de transmitir a toda la audiencia el cariño que le tenían en el espacio así como el talento que él poseía, le ha recordado a través de un mensaje muy especial.

Ana Rosa Quintana

«Lamentamos tener que comenzar con una triste despedida. Nuestro compañero David Gistau ha fallecido tras dos meses de dura lucha. Llevaba ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos desde el 29 de noviembre tras haber sufrido una lesión cerebral. Hoy la profesión está de luto por esta pérdida de uno de los mejores columnistas de su generación y de otras muchas generaciones. Estamos pensando en el dolor de su familia, mandamos un abrazo muy fuerte a su mujer y a sus cuatro hijos. Nos quedamos con el periodista mordaz, con voz propia y con un talento infinito (…) Le echamos mucho de menos desde que tuvo el accidente. Era de una brillantez impresionante», ha dicho.

La estilista de Ana Rosa Quintana nos desvela todos sus secretos

Y es que David ha sido colaborador de ‘El programa de Ana Rosa’ en su mesa política en multitud ocasiones, razón por la que todos han lamentado mucho su muerte. Poco después Ana Rosa ha querido recordar también la columna que escribió en el pasado hablando de lo difícil que había sido para él quedarse huérfano. Una situación que ha vuelto a repetirse ahora con su fallecimiento.

Ana Rosa Quintana

Aunque no ha sido la única presentadora que se ha despedido de él públicamente. También lo ha hecho Susanna Griso, quien a través de un post de Instagram se ha mostrado muy afectada. «La ironía de David Gistau, esa que no casaba con nada ni con nadie, me cautivó desde el primer momento. Era mordaz y demoledor. No se arrugaba ante los poderosos y se rebelaba ante sus consignas. Luego llegó el amigo, un compañero cariñoso y entrañable que se cachondeaba de su propia sombra. Le recuerdo muerto de risa, en este viaje a Nueva York, cuando nos contaba que tuvo que boxear con una toallita de Bob Esponja que había aparecido, por error, en su bolsa de deporte. Era un padrazo entregado que se derretía hablando de Romina y de sus cuatro hijos. Cuesta creer que no te hayas despertado, David. Confié en que nos ibas a sorprender con un final de cuento. Ni te imaginas cuánto te vamos a echar de menos», ha escrito en su perfil junto a una imagen en la que se les podía ver muy cómplices.

View this post on Instagram

La ironía de David Gistau, esa que no casaba con nada ni con nadie, me cautivó desde el primer momento. Era mordaz y demoledor. No se arrugaba ante los poderosos y se rebelaba ante sus consignas. Luego llegó el amigo, un compañero cariñoso y entrañable que se cachondeaba de su propia sombra. Le recuerdo muerto de risa, en este viaje a Nueva York, cuando nos contaba que tuvo que boxear con una toallita de Bob Esponja que había aparecido, por error, en su bolsa de deporte. Era un padrazo entregado que se derretía hablando de Romina y de sus cuatro hijos. Cuesta creer que no te hayas despertado, David. Confié en que nos ibas a sorprender con un final de cuento. Ni te imaginas cuánto te vamos a echar de menos.

A post shared by Susanna Griso (@susannagrisooficial) on