Ana María Aldón se ha sentado este mismo martes en los juzgados de Madrid tras la demanda interpuesta a Emilio Salinas, el diseñador de su vestid de novia


 

Ana María Aldón tenía un juicio pendiente. A pesar de que en un primer momento estaría programado para el primer trimestre de este 2020, cuando se encontraba inmersa en la aventura de ‘Supervivientes‘. La diseñadora estuvo a punto de tener que abandonar Honduras por este juicio pendiente con Emilio Salinas, el que fuera el diseñador de sus vestidos de novia. La pandemia del coronavirus obligó a paralizar todos los juicios y el de Ana María se ha celebrado este mismo martes. La diseñadora llegaba a los juzgados de Madrid acompañada por su abogado y por José Ortega Cano, que no se ha separado de ella ni un momento desde que esta terminara la experiencia de ‘Supervivientes’ y se convirtiera en segunda finalista.

Ana María Aldón se enfrenta a Emilio Salinas

El proceso judicial entre Ana María y el diseñador de su vestido de novia se remonta a noviembre del año 2018, hace casi dos años. Parece ser que María Aldón le habría propuesto al diseñador que este diseñara su vestido de novia a cambio de que ella le mencionara en la exclusiva que realizó el día de su boda. Algo que finalmente no se produjo y al que se le suma que la diseñadora aseguró la autoría de la pieza. En un primer momento, Emilio Salinas acudió a los juzgados a demandar a la concursante de ‘Supervivientes’.

Y a pesar de que no existía un contrato físico, Salinas sí que aportó otros datos como dos testigos, conversaciones por Whatsapp e imágenes de la mujer de José Ortega Cano en su taller. Por este motivo, Emilio Salinas le reclamaba 9.500 euros, el precio de ambos vestidos y que en un primer momento se pagarían a cambio de la publicidad que Ana María le iba a dar.

Emilio Salinas y Ana María Aldón

Casi dos años después de que las cosas entre Ana María y Emilio Salinas se pusieran feas por un supuesto incumplimiento de contrato verbal, ahora se ven las caras en los juzgados. El primero en llegar a las inmediaciones del Juzgado ha sido Salinas, que ha llegado perfectamente trajeado acompañado por su abogada; mientras que poco tiempo después era la propia Ana María quien entraba también con su abogado y José Ortega Cano. Habrá que esperar a ver qué determina la Justicia y quien tiene la razón en este asunto económico que ha enturbiado el gran año que ha vivido Ana María después de convertirse en la segunda finalista de ‘Supervivientes’ y convertirse en una mujer completamente renovada.