Tal y como ha podido conocer SEMANA en exclusiva, la reportera de Mediaset ha acusado a los programas de La Fábrica de la Tele “de hacer daño, menospreciar y desmerecer” a su persona.


Alexia Rivasno puede más. Lo está pasando mal y se siente injustamente atacada. La reportera de Socialité’, que ha saltado a la fama por aparecer semidesnuda por detrás del periodista Alfonso Merlos mientras este participaba desde el salón de su casa en el programa ‘Estado de Alarma’ (Youtube) que dirige y presenta Javier Negre, ha visto como un error de cálculo la ha puesto en el disparadero informativo y se ha convertido en una de las grandes protagonistas de la actualidad informativa de España. Y esto le está pasando una gran factura a la joven de 27 años.

Según ha podido saber SEMANA, la periodista tuvo que acudir el martes, pasado 28 de abril, a Urgencias del Hospital Montepríncipe, en Boadilla del Monte (Madrid), con síntomas similares a los de un cuadro de ansiedad (dificultad para respirar, palpitaciones, nerviosismo…) y posteriormente el médico de familia le concedió la baja médica, motivo por el cual Alexia no acudirá al menos este fin de semana a su trabajo como redactora de ‘Socialité’. Su médico de cabecera considera que la joven no está en condiciones para acudir a su trabajo y hacer frente a una jornada laboral. Alexia estará de baja hasta que el médico lo considere conveniente.

Ella tiene claro quién o quiénes son los culpables de esta situación. Y así se lo ha hecho saber a ellos a través de sus abogados con un burofax al que ha tenido acceso SEMANA. En este escrito deja muy claro que no se lo va a perdonar. Alexia Rivas ha apuntado directamente a la empresa para la que trabaja, La Fábrica de la Tele, la productora responsable de los programas ‘Sálvame’, ‘Socialité’ y ‘Sábado Deluxe’.

Una «campaña de descrédito»

Para Alexia, estos programas “han vertido de manera indiscriminada comentarios sobre mi persona, inequívocamente injuriosos o vejatorios, con un contenido claramente ofensivo y difamatorio, y que resultan innecesarias para expresar la opinión o valoración de que se trate, atacando directamente mi honor, mi integridad moral, mi imagen y mi reputación, personal y profesional, con información que no es veraz, ni objetiva, ni contrastada”. La periodista, asegura que “esta campaña de descrédito” se ha realizado con el ánimo “de hacer daño, menospreciar y desmerecer” su persona.

A lo largo de este escrito, Alexia se ha mostrado bastante dura utilizando términos tales como “hostigamiento”, “fustigamiento”, “asedio”, “humillación”, “persecución”, “bullying”, “mobbing”… y otros muchos más del estilo. En este burofax, además de requerir que los programas de Mediaset dejen de hablar de ella, Alexia asegura que va a iniciar acciones legales contra los responsables de estos programas tanto en el ámbito laboral como en el civil.

El cambio de comportamiento de Alexia Rivas

Con esta iniciativa, la periodista muestra un cambio de comportamiento. Cabe recordar que Alexia Rivas, apenas 48 horas después de que se emitiera el polémico vídeo, salía en ‘Socialité’ concediendo su primera entrevista, en la que explicaba lo ocurrido, y 24 horas después lo volvía a hacer para responder a Marta López, que la noche anterior acudió a ‘Sábado Deluxe’ para hablar del denominado «Merlos Place». Cierto es que estas no fueron sus primeras declaraciones. Alexia habló por primera vez en SEMANA, donde sin entrar en detalles, no quiso escurrir el bulto: “Alfonso y yo estamos muy bien”. Además, dejaba claro que vivían juntos: “Cuando tú estás en tu casa vas vestida como quieres”. Todas sus apariciones las ha hecho mostrando una gran fortaleza.

Sus entrevistas en el programa de Mediaset no hicieron sino incrementar su interés como personaje público y que los medios buscaran captar sus propias declaraciones además de una de las imágenes más buscadas del momento, la de ella entrando o saliendo de la casa de Merlos.

El «Merlos Place» ha cruzado el charco

De hecho, este tema no solo ha revolucionado España. La histórica pillada ha traspasado nuestras fronteras y ha tenido espacio en periódicos y programas de países tanto de Europa como de América. Hasta Whoopi Goldberg ha hablado de ello en la televisión de EEUU.

«Creo que él quería que le pillaran porque sino… para qué va a tenerla en su casa mientras que está en directo. Creo que se trata de un juego psicológico, igual no nos hemos dado cuenta, pero él quería que le pillaran para así poder romper con su novia (Marta López) y comenzar una relación con la nueva», explicaba la que fuera protagonista de la mítica ‘Sister Act’.