La princesa Mette-Marit de Noruega ha reaparecido por una buena causa. Ayer se celebraba el Día Internacional de las Comadronas y ella quiso sumarse a las felicitaciones globales dirigiéndoles un sentido mensaje grabado. Además de resaltar la importancia de su tarea, esta aparición nos ofrece la última imagen de una princesa en forma, que debe cuidarse especialmente tras serle detectada una fibrosis pulmonar.

«Las parteras tienen uno de los trabajos más importantes del mundo. Ayudáis en el principio de la vida y prestáis seguridad y profesionalidad en una de las situaciones más vulnerables tanto para la madre como para el niño. Todo está en juego», asegura.

Mette-Marit señala también los desafíos de la partería y afirmando que su trabajo va, entre otras muchas cosas, «de ver a cada uno tal y como es».

mette-marit de noruega, haakon de noruega, ingrid alexandra de noruega, sverre magnus de noruega

Y continúa sin obviar la situación sanitaria mundial: «El propio ritmo de la vida no se ha visto afectado por la pandemia. Los niños han seguido naciendo como de costumbre. Y los padres y recién nacidos tienen las mismas necesidades de siempre. Bajo condiciones de trabajo difíciles, habéis dado lo mejor de sí para afrontar esas necesidades. Invertir en comadronas alrededor del mundo es invertir en la salud de la maternidad y la infancia. Es invertir en un comienzo de vida sano y seguro. Lo cual significa que es invertir en la vida misma. ¡Gracias a todos por el importante trabajo que hacéis cada día!».

No es la única ‘royal’ que ha reconocido la labor de estas profesionales. También Kate Middleton lo hacía ayer hablando con la ugandesa Harriet Nayiga, considerada una de las pioneras en este campo.

Mette-Marit de Noruega lucía muy buen aspecto, con su melena rubia suelta y un top negro de mangas abullonadas. Hay que recordar que la princesa padece fibrosis pulmonar, enfermedad que le fue detectada en octubre de 2018, y que por ese motivo su agenda oficial se ha visto notablemente reducida, pues necesita más descanso. Pese a eso, la esposa del príncipe heredero Haakon, con quien tiene a sus dos hijos, la princesa Ingrid Alexandra y el príncipe Sverre Magnus, mantiene a raya la situación, se cuida mucho y gracias a eso nos brinda una espléndida sonrisa.