Máxima de Holanda visitó el Internacional Theater Amsterdam para interesarse por su situación. Una vez más, ella fue la protagonista.


La reina Máxima de Holanda reapareció a lo grande, como la estrella de la realeza que es. Y si en esta ocasión decimos que acaparó todos los focos hacia su persona, no nos estaremos equivocando un ápice. Y es que la consorte visitó el International Theater Amsterdam, sede de prestigiosas funciones, además del Ballet y la Ópera nacionales. Si ella ya es de por sí una protagonista absoluta, esta vez con más motivo.

Máxima charló con los responsables de la institución y se interesó por la situación acarreada por la pandemia del coronavirus, que tanto ha afectado al sector de la Cultura. También aprovechó para presenciar los ensayos de «Las horas», de Virginia Woolf, la nueva obra que está a punto de estrenarse en ese teatro.

Gtres.

Sentada en el escenario primero, y en el patio de butacas después, Máxima de Holanda tomó el micrófono con toda naturalidad. ¿Podría ser ella misma una actriz? Bueno, está claro que sabe desenvolverse a la perfección ante el público y que su «papel» lo ejerce con toda credibilidad. Sonriente, carismática, cercana… La esposa del rey Guillermo logra meterse en el bolsillo a todo el mundo.

UN VESTIDO EXCUSIVO Y PRIMAVERAL

Máxima lucía un vestido de gasa azul marino con estampado floral (por cierto, un estilo que podría llevar la misma Reina Letizia). Un bonito diseño que le confeccionó en exclusiva la firma Natan, una de sus favoritas, y que estrenó en 2019. Con él entraba directamente en la primavera, aunque las temperaturas todavía no permitían ir al descubierto y la reina optó por sumar un abrigo en intenso rojo a su estilismo. Los complementos, cartera y zapatos, también coordinados en ese color. Un ejemplo más del estilo que la reina Máxima ha hecho suyo.