La princesa Magdalena de Suecia despistó a todos cuando decidió hacer las maletas e instalarse en Miami, lejos de su familia y el pueblo al que representa. Sin embargo, poco le ha durado la felicidad en su nuevo hogar en la exclusiva zona de Pinecrest de Miami, dado que ha decidido embarcarse de nuevo en una tediosa mudanza, al no poder superar el miedo que le ha provocado el robo que sufrió el pasado otoño. Eso sí, no abandonará Florida, tal y como han dado a conocer desde el gabinete de comunicación de la casa real sueca.

El desconcierto se instaló en Suecia al ver los extraños pasos que estaba realizando la princesa Magdalena de Suecia y su marido, Chris O’Neill. Cuando se instalaron en un primer momento en Miami, desde palacio se ofrecieron detalles de todo lo que iba a ser su nueva vida, incluso dónde se instalarían. La exclusiva casa de la princesa sueca cuenta con todo lujo de detalles para hacer de sus vidas lo más confortables: siete habitaciones con sus respectivos siete baños y una amplia zona ajardinara rodeando la mansión con piscina y pista de tenis incluida. Lo que no habían reparado es en el hecho de que anunciar su situación y el lujo que les rodea ponían de relieve un caramelo que no pasó desapercibido de los ladrones.

¿Estaba Magdalena de Suecia en casa durante el robo?

Tal y como ha confirmado desde el palacio sueco, la princesa Magdalena de Suecia y su familia fueron víctimas de un robo el pasado otoño, sin precisarse la fecha exacta. Tampoco han querido precisar las circunstancias que rodeaban el asalto de su mansión, como el importante dato de si la familia estaba en casa cuando entraron los ladrones o qué lograron llevarse en su robo. Una violación del espacio privado que ha metido el miedo en el cuerpo a la familia, que ha decidido buscar una casa más segura, aunque esta vez desde palacio han preferido no dar mayores detalles sobre su ubicación, al haber aprendido del primer error.

La princesa Magdalena de Suecia sigue empeñada en establecer su vida en Florida, por lo que la mudanza ha sido a una casa cercana y, presumiblemente, sin renunciar a la comodidad que su privilegiada posición le otorga. La pequeña Leonor, su hija mayor, ya tiene elegido el colegio en el que comenzará a estudiar, dato importante que da pistas de que la intención de la princesa es no regresar a Suecia. De hecho, no se la espera más en actos oficiales de representación de la corona, dejando estas funciones a sus padres y a la heredera al trono sueco, su hermana Victoria.