La hija de los príncipes Haakon y Mette-Marit de Noruega, de 17 años, se recupera en su casa de Skaugum, aislada del resto de su familia.


La princesa Ingrid Alexandra, hija de los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit de Noruega, ha dado positivo en coronavirus, tal y como ha anunciado la Casa Real. Por eso mismo ahora está aislada cumpliendo con las medidas sanitarias en la residencia familiar de Skaugum. Sus padres y su hermano, el príncipe Sverre Magnus, se han sometido a una prueba pcr, pero han dado negativo.

Esta situación ha obligado a Haakon y Mette-Marit a posponer las celebraciones por el 20 aniversario de la Fundación de la Pareja del Príncipe Heredero, que iba a tener lugar el próximo miércoles en su residencia oficial, coincidiendo además con el día en el que se cumplen los 20 años de casados de la pareja.

El heredero tampoco participará en un evento del Yate Real Norge, el lunes siguiente.

Kongehuset.

Hasta la fecha, la princesa Ingrid Alexandra, segunda en la línea de sucesión al trono y futura reina de Noruega, es el primer miembro de la Familia Real en contraer el virus. En las últimas semanas se ha dejado ver en varios compromisos públicos, como el 10º aniversario de los atentados de la isla de Utoya, donde se mostró muy emocionada.

La noticia llega justo después de que su madre cumpliera 48 años el pasado 19 de agosto. Y a punto de que sus padres alcancen esas dos décadas de matrimonio.

Gtres.

La Casa Real no ha comunicado más información al respecto de su contagio. Dada su juventud, 17 años, se espera que Ingrid Alexandra se recupere en unos días. Ella no es la primera ‘royal’ que da positivo en la Covid-19. El príncipe Carlos de Inglaterra y su hijo el príncipe Guillermo contrajeron el virus en la primavera de 2020. También Carlos Felipe y Sofía de Suecia debieron aislarse cuando se contagiaron. El príncipe Christian de Dinamarca, de 15 años, lo hizo a finales de 2020. La princesa Victoria de Suecia y su marido, Daniel Westling, confirmaron su positivo en marzo de este año.