Federico y Mary de Dinamarca han vuelto tras sus vacaciones con mucha fuerza y hasta con ganas de competir. Incluso el uno contra el otro. Así lo han hecho este fin de semana, donde dieron la sorpresa participando en unas regatas en Nordhavn, Copenhague. El príncipe heredero lo hizo en el equipo que representaba a Dinamarca y la princesa a bordo de un barco bajo la bandera de Australia, su país natal.

mary de dinamarca, federico de dinamarca
Casa Real de Dinamarca.

Una simpática situación que dio lugar a que cada uno sacara su espíritu de ganador… aunque solo uno podía llevarse el trofeo. Después de una regata «muy reñida», según sus propias palabras, finalmente fue la princesa Mary la que se llevó el título de vencedora con mucho orgullo. Su esposo, como es natural, se tomó la derrota con deportividad y juntos compartieron el éxito de la jornada.

mary de dinamarca
Casa Real de Dinamarca.

La pareja ha disfrutado de un verano tranquilo en Dinamarca, con escapadas a la costa junto a sus cuatro hijos. Durante estos meses también han estado ocupados buscando un nuevo centro académico para el mayor de ellos, el príncipe Christian (16), a quien decidieron sacar del internado Herlufsholm después de destaparse varios casos de acoso escolar. Así lo explicaron en un comunicado, a finales del pasado mes de junio, en el que mostraban su repulsa contra este tipo de comportamientos.

federico de dinamarca, mary de dinamarca
Casa Real de Dinamarca.

Christian, segundo en la línea de sucesión al trono, acaba de iniciar el segundo curso de Bachillerato en el Ordrup Gymnasium en Gentofte (una escuela secundaria pública a la que asisten 800 estudiantes). No está en régimen de internado, por lo que ha vuelto a vivir con sus padres. Por otro lado, también su hermana Isabella ha cambiado de centro escolar, ya que ha iniciado primero de Bachillerato. En su caso, el lugar escogido es la escuela privada Gymnasieskole de Ingrid Jespersen.

Este año han preferido no facilitar fotografías del primer día de clase y así pasar un tupido velo sobre un capítulo algo delicado, sobre todo por lo que respecta a la educación del que un día será rey de Dinamarca. Mientras tanto, sus padres, los príncipes Federico y Mary continúan con su agenda.