«No puedo esperar más para volver a casa y estar con mis hijos», ha afirmado la mujer de Alberto de Mónaco desde Sudáfrica.


Todas las noticias que llegan desde Sudáfrica sobre la princesa Charlène se siguen con especial atención. Los últimos meses ha preocupado, y mucho, el estado de salud de la mujer de Alberto de Mónaco quien continúa afectada por una infección otorrinolaringológica que le impide volar. Durante este tiempo tan solo ha contado con dos visitas de su familia realizadas entre los meses de junio y agosto. Ahora, la exnadadora se ha confesado asegurando que echa mucho de menos a sus pequeños, los mellizos Jacques y Gabriella, de 6 años. 

Instagram

«No puedo esperar más para volver a casa y estar con mis hijos», ha reconocido durante una entrevista realizada en un medio de su país. «Creo que cualquier madre que haya estado separada de sus hijos durante meses se sentiría como yo», añadía. La sudafricana ha reproducido estas declaraciones a través de su cuenta de Instagram compartiéndolas con todos sus seguidores. «Estoy bien, me siento mucho más fuerte», han sido sus palabras tranquilizadores sobre su estado.

La princesa de Mónaco ha recordado cómo su viaje a Sudáfrica se debió a un objetivo: supervisar distintos proyectos de su fundación relacionados con la caza furtiva de rinocerontes. Sin embargo, todo se complicó más de lo esperado y su dolencia le impide tomar un vuelo de vuelta al Principado. «Tuve una infección que se trató de inmediato. Desafortunadamente, me dejó en tierra durante algunos meses aquí en Sudáfrica», ha explicado. También ha manifestado que la evolución está siendo favorable tras su última operación, el pasado 8 de octubre. «Tengo un procedimiento más y luego no puedo esperar a llegar a casa. Ver a mis hijos, a quienes extraño muchísimo. Creo que si hay alguna madre que haya estado separada de sus hijos durante meses, ella se sentiría de la misma manera que yo «.

Redes sociales.

Charlène insiste en que cuando se recupere por completo volverá a participar activamente en la lucha contra la caza furtiva de rinocerontes. «Estoy decidida a regresar a la región de KwaZulu-Natal y continuar el trabajo que me he propuesto hacer, como lo he hecho en otros países de África y en Sudáfrica». Ha explicado que su finalidad es salvar vidas y que ahora esa especie está al borde de la extinción. «No puedo sentarme y dejar que esto suceda».

Su esperado regreso

Las últimas noticias están siendo tranquilizadores y se han producido tras su última operación. Desde el Principado han confirmado que todo está yendo según lo establecido: «Salió muy bien». Detallaban que la intervención se había producido bajo anestesia general y que tenía que permanecer en observación médica durante 24 horas. Sigue en el aire su esperado regreso a Mónaco. El príncipe Alberto dijo recientemente que sería «muy pronto» aunque aclaró que antes debían «hablar con los médicos». En las últimas fotografías que hemos visto de la mujer del príncipe Alberto ha llamado poderosamente la atención su imagen, visiblemente más delgada.