Tras su «Apóyate en la barra» de Canarias, Letizia vuelve a protagonizar un momento viral en Baleares al cortar al Rey Felipe mientras hablaba.


Letizia lleva apenas dos destinos visitados durante la gira que están haciendo por toda España y ya ha protagonizado dos momentos que quedarán para la historia. Uno de ellos fue el pasado miércoles durante su visita a Las Palmas de Gran Canaria, y ahora lo ha vuelto a hacer durante su viaje por las Islas Baleares.

Los Reyes se han convertido en los protagonistas de la actualidad después de que este pasado martes empezaran con su gira por España que les llevará a visitar las 17 comunidades autónomas desde este pasado martes y durante el mes de julio, para conocer de primera mano la situación que vive cada región tras la pandemia del coronavirus y reactivar con su presencia los sectores económico, social y cultural.

Este pasado jueves aterrizaban en Palma de Mallorca para ver cómo están viviendo allí la vuelta a la nueva normalidad después de unos meses muy complicados para ellos, ya que Mallorca es un destino vacacional no solo para españoles, sino también para ciudadanos del extranjero.

De Canarias a Baleares en su gira por España

Pues bien, durante una de las reuniones que tuvieron lugar en el hotel Iberostar Cristina con la representación patronal empresarial de Baleares, agentes sociales y las asociaciones y federaciones hoteleras de dicho lugar, así como la Federación de la Pequeña y Mediana empresa de Mallorca, Letizia hizo una de las suyas e interrumpió al Rey Felipe.

El Rey, que estaba hablando, es cortado por un momento por su mujer. De esta forma, Felipe se quedó con la palabra en la boca, pero cedió el turno a su mujer girando la cabeza para mirarla. Se ha convertido en el momento más comentado y viral de su viaje por las Islas Baleares.

Letizia deja a Felipe con la palabra en la boca en una reunión

Los Reyes dieron el pistoletazo de salida a su gira por España en Canarias y este jueves aterrizaban en las Islas Baleares, si bien su visita se centró solo en Mallorca. Este destino es muy especial para Felipe y Letizia, que viajan hasta allí cada verano para disfrutar de lo que se conoce como sus «vacaciones oficiales». Pero esta vez han ido y no para quedarse, ya que durante la tarde del jueves volvían a Madrid.

Han tenido una jornada cargada de compromisos más institucionales, pero después de haber estado presente en varias reuniones, los Reyes tuvieron la oportunidad de dar un paseo por la Playa del Arenal, situada entre los municipios de Llucmajor y Palma de Mallorca.

Un momento que recordó a lo ya vivido en el paseo por la playa de Las Canteras, en Gran Canaria, donde tuvieron oportunidad de intercambiar algo de charla con la dueña de un local de restauración (donde les ofrecieron jamón) y con los bañistas que se relajaban en la arena. Si bien esta vez ha sido algo menos multitudinario y espontáneo.

Un paseo por la playa antes de finalizar su visita

Ese momento en un bar, donde hablaron con una de las trabajadoras, fue cuando Letizia volvió a protagonizar «el momentazo del viaje». Y es que durante uno de los paseos que han dado, Felipe y Letizia se pararon en el bar Don Jamón para preguntar cómo estaba siendo la vuelta a la nueva normalidad.

«¿Se anima un poco la cosa?», le preguntaba el Rey a una de las trabajadoras del establecimiento. Acto seguido, Felipe se interesaba por el día en el que habían abierto, una pregunta a la que se unía Letizia. La trabajadora pedía a su compañero que le preparara un platito con jamón para que los Reyes lo probaran.

El momento más comentado de su viaje a Canarias

En este momento, Letizia se apoya en la barra y le pide a Felipe que haga lo mismo como señal de que estaban relajados: «Apóyate en la barra», le decía. Sin dudarlo, el Rey escuchó el consejo de su mujer y se apoyó en la barra en la que hicieron una parada para descansar tras el baño de masas.

Pero no fue el único momento llamativo que han protagonizado los Reyes durante su visita. Y es que durante la salida de unos de los lugares que han visitado, Felipe y Letizia salían saludando a todos los ciudadanos, que no pararon de aplaudirles por la visita. Pues bien, uno de ellos le pidió al Rey que le firmara un balón del Betis. «No tengo la costumbre de firmar balones», le decía el Rey.