La Infanta Pilar ha recibido la visita de su hermano, el Rey Juan Carlos, en la clínica en la que permanece ingresada desde el pasado domingo. El Emérito ha tratado de pasar desapercibido en todo momento


La infanta Pilar continúa ingresada en el hospital desde que el pasado domingo por la noche fuese hospitalizada de urgencia. Se desconocía el motivo de su ingreso, pero este martes finalmente se ha desvelado que se trataba de una bronquitis, nada que ver con el cáncer de colon que sufre desde hace ya un año y contra el que aún sigue batallando. A la espera de que recupere la salud perdida y regrese a su hogar, la infanta ha recibido la visita furtiva de su hermano, el Rey Juan Carlos, que cumplía 82 años el mismo día que su hermana acudía a la clínica Rúber Internacional para recibir ayuda médica.

Decimos que la visita del Rey Juan Carlos a su hermana, la infanta Pilar, en el hospital ha sido de forma furtiva, porque lo ha hecho en la tarde de este martes en un vehículo con los cristales tintados. Con ello, el Emérito trataba de evitar ser fotografiado por los paparazzi que aguardan en las puertas de la clínica a la espera de nuevas noticias. De hecho, prefirió no parar el coche cuando pasó al lado de los profesionales gráficos y optó por no hacer declaraciones, como viene siendo habitual en él para tener un detalle con la prensa.

El Rey Juan Carlos permaneció durante varias horas al lado de su hermana, que se encuentra ingresada desde hace ya tres días en la clínica Rúber Internacional de Madrid. También estaba su hijo, Fernando Gómez Acebo, que fue quien le acercó a la clínica y quien ha permanecido a su lado en todo momento durante este nuevo bache en su salud.

Un nuevo revés en su delicada salud que se suma a una amplia lista que le ha hecho estar entrando y saliendo del hospital varias veces en el último año, ya sea el pasado mes de febrero cuando fue operada de urgencia por una “obstrucción intestinal” provocada por el cáncer de colon que sufre, o por una “bajada generalizada de defensas”, que alarmó a todos el pasado verano. Además de estos problemas, la infanta Pilar ha sido diagnosticada de Epoc, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, provocada por los años en los que ha sido fumadora.