Un año más, el Rey Felipe VI sorprende a todos los españoles con su discurso de Navidad, que ha estado centrado, una vez más, en la crisis de la pandemia.


Un 24 de diciembre más, el Rey Felipe VI reaparece ante todos los españoles en nuestros televisores para dar su discurso de Navidad. Han sido unos días previos a las fiestas complicados por la variante ómicron y el aumento de los contagios por el virus. De hecho, el monarca ha hecho mención a este problema en su discurso de Navidad. Pero antes se ha centrado en el desastre natural que hemos sufrido recientemente en La Palma.

«Buenas noches, mis primeras palabras en esta Nochebuena quiero dedicarlas a quienes vivís en la isla de La Palma y estáis pasando, desde hace tres meses, una situación tan dolorosa y difícil. El volcán os ha dejado a muchos sin hogar, sin medio de vida y a todos nos ha llenado de tristeza. Hoy nuestro corazón y nuestro pensamiento siguen con vosotros. Nos sentimos muy cerca y sabéis que tenéis nuestra solidaridad y que contáis con el trabajo y el compromiso de todas las Administraciones para que podáis reconstruir, cuanto antes, vuestras vidas, vuestra economía, y rehacer así vuestros proyectos con ilusión», ha empezado diciendo.

A continuación, ha querido hablar de la situación que estamos pasando por culpa de la pandemia por coronavirus, que estalló en nuestro país en marzo de 2020. «El año pasado, en mi mensaje de Navidad, compartí con vosotros la necesidad de hacer un gran esfuerzo colectivo que nos permitiera superar la COVID-19, con la esperanza puesta en la ciencia y especialmente en las vacunas. Un año después -y siempre con toda la prudencia necesaria- la situación es diferente. Hemos avanzado sustancialmente en la lucha contra la pandemia gracias al descubrimiento y autorización de las vacunas, al gran número de españoles que se han vacunado, así como al propio proceso de vacunación en nuestro país, del que podemos sentirnos especialmente satisfechos», reconoce el Rey.

Rey Felipe VI discurso
© Robert Smith.

Deja claro que el riesgo sigue estando presente y que por este motivo, hay que tener cuidado: «Se vuelve a transmitir muy rápidamente y, por tanto, el riesgo no ha desaparecido. Al contrario. Por ello, debemos seguir teniendo cuidado, protegernos y actuar con la mayor responsabilidad individual y colectiva. Todos tenemos que hacer lo posible para no dar pasos atrás en esta crisis sanitaria que tanto sufrimiento ha causado; y a cuyas víctimas recordamos, especialmente, en estas fechas. Y nuevamente al personal sanitario -en estos momentos- les damos inmensas gracias, con todo nuestro apoyo y ánimo».

El Rey ha dejado claro que estamos ante un nuevo año cargado de nuevos retos: «Estos son algunos ejemplos de los retos que tenemos por delante y que muestran los tiempos tan complicados que vivimos; tiempos que nos obligan a permanecer muy alerta en un escenario, sin duda, lleno de incertidumbres y de contrastes. Ante esta situación, ¿qué hacer? ¿tenemos que dejarnos llevar por el pesimismo? ¿debemos caer en el conformismo, esperando que los problemas se resuelvan por sí solos? Yo creo que no», ha declarado.

Es consciente, además, de que la Casa Real tiene un papel fundamental en ayudar a que las cosas salgan adelante. Es en este momento cuando lanza una pullita a su padre, el Rey Juan Carlos, que sigue instalado en Abu Dabi: «Y en esa gran tarea, las instituciones tenemos la mayor responsabilidad. Debemos tener siempre presente los intereses generales y pensar en los ciudadanos, en sus inquietudes, en sus preocupaciones, estar permanentemente a su servicio y atender sus problemas. Debemos estar en el lugar que constitucionalmente nos corresponde; asumir, cada uno, las obligaciones que tenemos encomendadas y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral».

Rey Felipe discurso
© Robert Smith.

Y para finalizar su discurso de Navidad, el Rey no olvida a su familia: «Gracias por vuestra atención; y con la paz y la alegría que esta noche representa, junto a la Reina y nuestras hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, os deseo a todos que tengáis una muy feliz Navidad y Año Nuevo. Eguberri On, Bon Nadal, Boas Fiestas».