El palacio de Buckingham ha comunicado que la monarca, de 95 años, no presidirá los actos con motivo del ‘Día del Armisticio’.


Nuevo revés para la familia real británica. Cuando la reina Isabel II tenía previsto acaparar todos los focos este mismo domingo durante su reaparición en el Día del Armisticio, finalmente se ha visto obligada a no estar presente en la celebración. Su delicada salud le sigue pasando factura. Según han confirmado fuentes del palacio de Buckingham no presidirá el acto por haber sufrido una lesión en la espalda. 

reina isabel
Gtres.

«La Reina, habiéndose torcido la espalda, ha decidido esta mañana con gran pesar no asistir al Servicio del Domingo en el Cenotafio. Su Majestad se siente decepcionada por perderse el servicio», han señalado. Además, se explica en la misma nota difundida que será el Príncipe de Gales el encargado de colocar la tradicional ofrenda floral en nombre de Su Majestad. «Su Alteza Real, junto con la duquesa de Cornualles, el duque y la duquesa de Cambridge, el conde y la condesa de Wessex, la princesa real y el vicealmirante Sir Tim Laurence, el duque y la duquesa de Gloucester, el duque de Kent y la princesa Alexandra estarán presentes en el cenotafio hoy como estaba previsto».

Gtres.

Aunque no se ha entrado en muchos detallas acerca de la lesión que sufre la reina de Inglaterra, de 95 años, se entiende que se trata de un esguince reciente. La prensa británica ha publicado que se siente muy decepcionada por esta ausencia y permanecerá descansando en el Castillo de Windsor. Cabe recordar que se trataba de una esperada reaparición de la monarca y que iba a producirse un mes después de su último ingreso hospitalario.

Una destacada ausencia

Las celebraciones por el Día del Armisticio -que marca el fin de la Primera Guerra Mundial- es una jornada destacada en la agenda de la corona británica donde se realiza un solemne homenaje a los caídos. La reina Isabel II tan solo ha faltado a la cita en seis ocasiones. Dos de ellas fueron en los años 1959 y 1963 cuando se encontraba embarazada de sus hijos pequeños, los príncipes Andrés y Eduardo. Las otras fueron debidas a distintos viajes oficiales realizados por la monarca al extranjero.

Gtres

Durante las últimas semanas, la soberana ha copado titulares que han dado la vuelta al mundo debido a su delicado estado de salud. Los médicos le recomendaron quince días de descanso, apartada por completo de los distintos compromisos a los que hace frente habitualmente a pesar de su avanzada edad. Una recomendación que llegaba tras guardar unos días de reposo y pasar una noche en el hospital «por precaución». Este último ingreso, que se dio a conocer cuando la soberana ya se encontraba en palacio, fue interpretado por la prensa británica como un acto de «oscurantista». Achacaron entonces que se estaba escondiendo que la reina de Inglaterra no se encontraba al cien por cien.