La monarca ha acudido a la ceremonia privada en la que el hijo de Eugenia de York y el bebé de Zara Tindall han recibido el sacramento.


Tan solo cuatro días después de que reapareciera públicamente tras su ingreso hospitalario, la reina Isabel II ha asistido al bautizo de sus bisnietos. Acompañada de otros miembros de la familia real, la monarca no ha querido faltar a esta ceremonia privada en la que el hijo de Eugenia de York y el bebé de Zara Phillips han recibido el sacramento. Una ceremonia que, por primera vez, se ha vivido de forma conjunta y que ha tenido lugar en el castillo de Windsor.

Gtres

El estado de salud de la monarca, de 95 años, continúa generando cierta preocupación desde hace semanas. En esta ocasión se ha temido que no pudiera acudir al bautizo debido a una lesión en la espalda que se hizo recientemente y que le impidió estar en el tradicional ‘Día del Armisticio’. La celebración se ha desarrollado en la Capilla Real de Todos los Santos en Windsor y la reina de Inglaterra ha sido fotografiada saliendo del templo. Lo hacía en la parte trasera de un todoterreno. Para esta ocasión ha confiado en el color verde. Se dejaba ver con un llamativo sombrero y acompañada por su equipo de seguridad.

Gtres

La familia real británica se ha reunido con motivo de un importante acontecimiento. Nada menos que dos bautizos. La princesa Eugenia y su marido, Jack Brooksbank, han bautizado a su primer hijo August Philip Hawke Brooksbank nacido el pasado 9 de febrero. Mientras que Zara Phillips y su esposo, Mike Tindall, también han celebrado el bautismo de su bebé, Lucas Philip Tindal, quien llegó al mundo el 21 de marzo. Se trata del tercer hijo del matrimonio. Los dos miembros más jóvenes de la familia real británica llegaron al mundo con poco más de un mes de diferencia.

El regreso de la soberana

Tras semanas copando titulares por su delicado estado de salud, la reina de Inglaterra regresó a la vida pública el pasado miércoles. Retomó su agenda de compromisos en el Castillo de Windsor recibiendo al General Sir Nick Carter. Lo hacía cuando este había renunciado a su nombramiento como Jefe del Estado Mayor de Defensa después de ocho años de servicio. En esta ocasión se dejaba ver con un colorido traje print floral.

Gtres.

Las últimas semanas Isabel II ha sido protagonista de muchas informaciones y ha despertado cierto desasosiego entre la población británica. La prensa apuntaba a que no estaba al cien por cien. Todo a raíz de que saliera a la luz que los médicos le habían recomendado que debía guardar descanso durante al menos quince días y mantenerse totalmente apartada de su actividad pública. Y es que a pesar de su avanzada edad la monarca continúa haciendo frente a una frenética agenda. Cabe recordar que anteriormente a este reposo estuvo ingresada una noche en el hospital «por precaución» según trascendió entonces.