«Siempre fue alguien a quien podías acudir. Hemos perdido al abuelo de la nación», ha asegurado el príncipe Andrés.


La familia real británica se ha reunido con motivo del reciente fallecimiento de Felipe de Edimburgo. El marido de la reina Isabel II fallecía el pasado viernes a los 99 años. Este domingo, el príncipe Andrés y los condes de Wessex le recordaban a través de una misa en su memoria oficiada en la capilla Real de Todos los Santos del Royal Lodge, muy cerca del castillo de Windsor.

GTRES

A la ceremonia religiosa, oficiada por el reverendo Martin Poll, ha acudido un selecto grupo de personas. Además de los ya mencionados se dejaba ver Lady Louise Mountbatten-Windsor, la primogénita de los condes de Wessex. Todos ellos se mostraban visiblemente afectados por la pérdida de un pilar fundamental en la familia.

De riguroso luto, el príncipe Andrés atendía amablemente a la prensa. Ha confesado cómo se encuentra la Reina a quien ha definido como «una persona increíblemente estoica», pero que la muerte de su marido la había sumido en la tristeza: «Ella lo está sintiendo más que nadie».

Se trata de la primera ocasión en la que vemos al príncipe Andrés tras más de año y medio. Su figura ha estado muy cuestionada por su amistad con el financiero estadounidense Jeffrey Epptein. Ha explicado que para su madre supone un «gran vacío», pero que contará con el calor de toda la familia. «Los que estamos cerca, estamos reunidos para asegurarnos de que estamos allí para apoyarla». Ha recordado a su progenitor como una persona «extraordinaria. Lo amaba como a un padre. Estaba tan tranquilo. Siempre fue alguien a quien podías acudir. Hemos perdido al abuelo de la nación».

Mientras que la condesa de Wessex también se pronunciaba sobre la soberana. «Está pensando en los demás antes que en ella misma». Ha recordado cómo están viviendo este reciente fallecimiento: «Fue tan gentil. Fue como si alguien lo tomara de la mano y se fuera. Fue muy, muy pacífico y eso es todo lo que quieres para alguien. Creo que es mucho más fácil para la persona que se va que para la gente que se queda atrás. Estamos todos sentados aquí, mirándonos y diciendo: Esto es horrible».

Los príncipes Harry y Guillermo caminarán detrás del ataúd del duque de Edimburgo

Gtres.

El próximo sábado a las 3 de la tarde (hora británica) se celebrará el funeral de Felipe de Edimburgo, quien en sus últimos días renunció a que fuera de estado y expresó su voluntad de que fuera un último adiós en la más estricta intimidad y con claro carácter militar. Para entonces, el príncipe Harry viajará a Londres para estar presente en el último adiós de su abuelo, eso sí, lo hará en solitario sin el acompañamiento de Meghan Markle, quien permanecerá en California debido a su avanzado estado de gestación.

Los dos hermanos, que se volverán a ver las caras tras la explosiva entrevista de los Sussex con Oprah Winfrey, caminarán detrás del ataúd de su abuelo, junto a su padre y sus tíos. Ambos protagonizaran una imagen muy similar a la que en su día hicieron cuando falleció su madre, Diana de Gales.