El Príncipe Andrés, al igual que sus hermanos, han querido dar el último adiós a su madre en las calles de Edimburgo. Una despedida muy emotiva que, sin querer, se ha visto empañada por los insultos que ha recibido mientras seguía el féretro de su madre. Un hombre le ha gritado este lunes 12 de septiembre «viejo enfermo» justo cuando pasaba por su lado, un grito que ha repetido en varias ocasiones. Tal ha sido la tensión que las autoridades policiales le han tirado al suelo con el único fin de zanjar la situación lo más pronto posible. Aunque él aseguraba que no estaba haciendo nada malo, lo cierto es que en redes sociales este instante no ha pasado desapercibido. En cuestión de segundos el hombre que insultaba al hijo de la reina ha desaparecido de las filas desde las que otros muchos británicos apoyaban a la familia real.

CARLOS III Y CAMILLA SE DIRIGEN A LA CATEDRAL DE ST. GILES EN EDIMBURGO
GTRES

Quien ha preferido no pronunciarse ha sido el protagonista, dejando pasar así la polémica. El Príncipe Andrés era consciente de que podía darse una situación incómoda como esta, pero ha preferido dejar de lado sus temores para despedirse para siempre de su madre. Aunque este no es el único detalle que ha llamado la atención del cortejo fúnebre de la Reina Isabel en el que han desplazado sus restos mortales del Palacio de Holyroodhouse hasta la Catedral de St Giles, un recorrido de 20 minutos en el que también han sido testigo de los gritos y los vítores de muchos de los presentes que han querido darles su apoyo y respetos. También se ha convertido en noticia su outfit, ya que él, a diferencia de sus hermanos, no llevaba uniforme militar.

Cabe recordar que Andrés fue acusado de agredir sexualmente hasta en tres ocasiones a una joven, un escándalo que le mantuvo alejado de la vida pública. «Quiero dejar constancia pública de que de ninguna manera o forma me voy a suicidar. Lo he hecho saber a mi terapeuta y a mi médico general. Si algo me pasa a mí, no quiero que mi familia deje que esto se olvide y quiero que me ayudéis a protegerlos. Hay mucha gente malvada que quiere verme callada», dijo su supuesta víctima.