A pesar de la distancia, la mujer del príncipe Harry ha estado muy presente en el funeral del duque de Edimburgo a través de una carta manuscrita.


Este sábado, la reina Isabel II le ha dado su último adiós al gran amor de su vida, Felipe de Edimburgo. El funeral celebrado en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor ha estado cargado de emoción, tristeza y grandes medidas de seguridad debido a la situación de emergencia sanitaria. Un triste acto marcado por las últimas voluntades del marido de la soberana y que ha visto cómo sus nietos, los príncipes Harry y Guillermo, se volvían a ver las caras después de la explosiva entrevista que los duques de Sussex concedieron a Oprah Winfrey hace unas semanas. A pesar de su notable ausencia, lo cierto es que Meghan Markle ha estado muy presente en el último adiós al abuelo de su marido a través de una carta manuscrita que ha querido enviar a la Familia Real Británica.

Meghan Markle no ha podido acompañar al príncipe Harry para estar junto a él en el funeral del duque de Edimburgo debido a que sus médicos le aconsejaron que era mejor que no viajara a consecuencia de su avanzado estado de gestación. Sin embargo, y a pesar de que ha seguido el acto desde la distancia y a través de la televisión de su hogar en California, la que fuera protagonista de ‘Suits’ ha querido estar presente en el mismo.

En concreto, la duques de Sussex dejó una carta manuscrita en una de las coronas para el duque de Edimburgo en la Capilla de San Jorge. Un bonito detalle y señal de respeto con el que el matrimonio ha querido dejar claro que dejan atrás cualquier polémica y que dan carpetazo a sus impactantes declaraciones en su entrevista más esclarecedora.

Según apunta ‘DailyMail’, el matrimonio eligió de forma personal el origen de las flores de la corona para rendirle un tributo especial al marido de la reina de Inglaterra. En concreto, esta contiene la flor nacional de Grecia, Eryngium (acebo de mar), que representa a los Marines, y Acanthus molas. Además de esto, también incluye campanula, que representa la gratitud y el amor eterno; romero, en señal de recuerdo; lavanda, como señal de devoción; y rosas en honor a junio, el mes de nacimiento de Felipe de Edimburgo. La corona de flores estuvo diseñada a mano por Willow Crossley, quien se encargó anteriormente de las flores de las celebración nocturna de la boda de Harry y Meghan, así como del bautizo del pequeño Archie.

Las declaraciones de los Sussex que hicieron tambalear a la Familia Real Británica

Gtres.

Cabe recordar que en su entrevista con la veterana periodista estadounidense, Meghan Markle llegó a confesar que se le pasó por la cabeza acabar con su vida después de los numerosos desplantes que recibía por parte de la institución. De la misma forma, días antes de la emisión de las explosivas declaraciones en CBS, desde el Palacio de Buckingham, tal y como relataron diversos medios británicos, llegaron a pedir a la cadena, así como a los duques de Sussex, que paralizaran la emisión de la misma debido al delicado estado de salud del duque de Edimburgo.