El hijo de la reina de Inglaterra no ha podido evitar derramar alguna que otra lágrima en el último adiós al duque de Edimburgo.


Este sábado, la reina Isabel II y el resto de la Familia Real Británica, incluido el príncipe Harry, se ha reunido en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor para celebrar el último adiós a Felipe de Edimburgo, quien fallecía el pasado 9 de abril a los 99 años de edad. Un funeral cargado de emoción en el que hemos podido ver el semblante serio de los allí presentes. Especialmente, los ojos vidriosos de la soberana y de su hijo, el príncipe Carlos, quien intentaba evitar que se le derramaran las lágrimas.

© Gtres

El príncipe Carlos era el primero llegar al Castillo de Windsor este mediodía para reunirse con su madre y el resto de su familia para darle el último adiós a su padre, Felipe de Edimburgo. Tras dar inicio el funeral, el hijo de la reina Inglaterra, junto a su hermana, la princesa Ana, encabezaba la comitiva real que seguía a pie los restos mortales del duque de Edimburgo y que eran portados por un Land Rover que él mismo había ayudado a diseñar.

Con los ojos vidriosos en todo momento, Carlos de Inglaterra no podía evitar derramar alguna que otra lágrima a la entrada de la capilla de San Jorge mientras que bajaba la cabeza para hacer una reverencia ante los restos mortales de su padre. Aunque ha intentado controlarse, lo cierto es que en un momento dado, el padre de Harry y Guillermo intentaba parpadear para así evitar el llanto.

Hace una semana, horas después de la muerte de su padre, el príncipe Carlos era el primer miembro de la Familia Real Británica en romper su silencio tras el fallecimiento y se dirigía a la prensa para lanzar un comunicado en el que aseguraba que echarían de menos a su «querido papi». Así, el príncipe de Inglaterra aseguraba que tanto él como el resto de su familia echarían de menos al duque de Edimburgo debido a la gran figura que había sido para ellos durante todos estos años. Además, agradecía a todos los británicos, así como los miembros de la Commonwealth, todas las palabras de cariño y bonitas historias que les habían hecho llegar a raíz del fallecimiento de su padre.

La tristeza de la reina Isabel II en el último adiós al amor de su vida

YouTube

Además de las lágrimas del príncipe Carlos, así como el cara a cara entre los príncipes Guillermo y Harry, la tristeza de la reina Isabel II ha sido la gran protagonista del último adiós a Felipe de Edimburgo. En concreto, la soberana ha seguido a la comitiva real en su coche junto a una dama de compañía. En un momento dado, cuando estaba sonando el himno nacional, el vehículo se ha parado y hemos podido ver como la mujer de Felipe de Edimburgo se ha secado una de las lágrimas que le estaba cayendo por el rostro.

Seria y controlando cada detalle, la reina de Inglaterra ha entrado al interior de la capilla de San Jorge acompañada por el resto de miembros de su familia y ha bajado la cabeza, en señal de reverencia, ante los restos mortales de su marido. Un triste adiós marcado por las claras restricciones debido a la situación de emergencia sanitaria y en el que ha sido notable las grandes ausencias.