Un nuevo libro relata que el príncipe Harry «dio un brusco paso atrás ofendido» cuando su hermano Guillermo le sugirió que fuese más despacio con la actriz.


Guillermo y Harry de Inglaterra nunca evitaron decirse el uno al otro lo que pensaban y sentían. Esa fue la clave de su complicidad desde la cuna y el origen de que actualmente estén tan distanciados, con el primero ejerciendo su labor en la realeza británica y el segundo fuera de ella y viviendo en California. Lo dice el veterano historiador Robert Lacey (también asesor de la serie sobre la reina Isabel «The Crown»), quien acaba de publicar un libro sobre ellos: Battle of Brothers: The Inside Story of a Family in Tumult, (Batalla de hermanos: la historia de una familia en problemas).

Según el escritor, algo ya estaba roto entre los hermanos antes de la llegada de Meghan Markle a la vida del príncipe Harry, en 2016, pero fue la sinceridad del príncipe Guillermo al respecto lo que terminó de poner la puntilla. Cuando Harry se enamoró de la actriz estadounidense, su hermano mayor no tuvo reparos en expresar sus dudas sobre ella.

Gtres.

Así lo escribe: «El conflicto fundamental era que los dos chicos se conocían desde siempre y nunca habían dudado de decirse el uno al otro exactamente lo que pensaban y sentían. Guillermo estaba preocupado de que su hermano estuviese yendo demasiado deprisa con su noviazgo y no rehuyó decírselo a Harry cuando este empezó a hablar de casarse con Meghan muy pronto. Según una fuente, sobre su crucial confrontación entre los hermanos hacia finales de 2016 o principios de 2017, Guillermo le preguntó en términos de aparente preocupación por Meghan».

«HARRY SE NEGÓ A IR MÁS DESPACIO»

El príncipe Guillermo quizás esperaba que su hermano siguiera su mismo patrón respecto a Kate, con la que esperó bastante a comprometerse hasta estar seguro de que no dañaría a la monarquía. Según el autor, «habría estado haciendo una audición para ese trabajo durante muchos años». Al parecer, Harry no pudo evitar preguntarse si Guillermo se preocupaba realmente por su felicidad personal o por el Trono que un día heredará. «La respuesta de Harry fue que dio un brusco paso atrás ofendido», asegura Lacey. También señala que el mayor incluso pidió ayuda a su tío Charles Spencer, hermano de su madre, Diana de Gales, para intermediar en el asunto, lo que enfadó aún más a Harry. «Su intervención provocó incluso una explosión más amarga. Una vez más Harry se negó a ir más despacio».

Gtres.

Tras la boda de Harry y Meghan, el 19 de mayo de 2018, parecía que la situación podía encarrilarse. A los duques de Cambridge y los duques de Sussex los llamaban cariñosamente «Los cuatro fantásticos». Tenían proyectos solidarios juntos y sus apariciones representaban todo lo bueno de los Windsor, una Corona joven y renovada, trabajando unidos por el bien común. Sin embargo, pronto empezaron los nubarrones: se hablaba de la fría relación entre las cuñadas y los desplantes de Meghan a la adorada Kate. Apenas transcurridos unos meses ambas parejas ya emprendían caminos en solitario.

«Aquí tenemos una pareja de hermanos que se querían tiernamente, de la forma más profunda y genuina, pero qué se podía esperar cuando las cosas llegaron a un enfrentamiento sobre algo tan importante para ellos», afirma el escritor en su libro. «Para Guillermo era el futuro estado de su monarquía, su legado sagrado; mientras que para Harry era el amor de una compleja y cautivadora mujer que finalmente ha dado sentido a su vida«, concluye.

Este es el segundo libro que aborda el rifirrafe entre Guillermo y Harry después de Meghan&Harry. En libertad, publicado el pasado agosto.