A las 10.44 horas, el féretro con los restos mortales de Isabel II abandonaba el Palacio de Westminster donde ha pasado estos último cuatro días y ha sido velada por miles de británicos y personalidades de todo el mundo. El cortejo fúnebre que arrancaba desde el Palacio de Westminster y ha puesto rumbo hasta la abadía de Westminster estaba encabezado por el rey Carlos III, quien ha llegado hasta allí acompañado por sus dos hijos, el príncipe Guillermo y el príncipe Harry. Este último vestido de civil y sin usar el uniforme militar.

DL-u518208-001
Gtres

El cuerpo sin vida de la soberana era trasladado hasta la abadía de Westminster donde les esperaba más de dos mil personas que acuden al funeral de Estado, concretamente hasta el altar mayor del templo, en una tradición que se remonta al funeral de la reina Victoria en 1901. El féretro ha sido llevado por 98 marineros de la Royal Navy, quienes han usado cuerdas atadas a las ruedas delanteras del citado vehículo en lugar de caballos. Tras ellos, varios miembros de la familia real británica, quienes han cruzado por la plaza del Parlamento de camino a la abadía.

El cortejo fúnebre de Isabel II ha estado encabezado por sus cuatro hijos

En primera línea se encontraban los cuatro hijos de la Reina: el Rey Carlos III, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo. Tras ellos, el príncipe Guillermo y el príncipe Harry. Todos ellos hacían ese último viaje junto al féretro de Isabel II. Un acto solemne y muy emocionante. Una vez que han llegado a la abadía de Westminster, casas reales y altos mandatarios de todo le mundo esperaban para que diese comienzo el acto religioso en memoria de Isabel II.

DL-u518201-2027
Gtres

Una vez que haya finalizado este acto religioso, conducida por el decano de Westminster y contará con el sermón del arzobispo de Canterbury, se trasladarán durante casi dos kilómetros y medio en una gran procesión militar de cuatro mil miembros de las fuerzas Armadas desde la abadía hasta Wellington Arch, en Hyde Park Corner. Ahí, comenzará un nuevo viaje hasta Windsor, donde está previsto que en unas horas dé comienzo otra ceremonia religiosa. 

Una nueva ceremonia religiosa en Windsor

De hecho, el Rey Carlos III ha invitado a diferentes casas reales para que le acompañen en este nuevo acto religioso, que será mucho más íntimo. Los Reyes, Felipe y Letizia, han aceptado la invitación, mientras que el emérito, Don Juan Carlos, la ha declinado. Sin embargo, la presencia de Letizia todavía está en el aire, pues tenía previsto viajar este mismo domingo desde Londres a Nueva York, donde dará comienzo el próximo martes un viaje oficial. a imposibilidad de abandonar el Castillo de Windsor hasta que finalice dicha estancia condiciona el hecho de que Letizia pueda o no asistir finalmente. De momento, no hay nada confirmado.