Te contamos desde dentro la accidentada recepción en Palacio y todo lo que no has visto de la Fiesta Nacional

¡Hola a todos! Hoy estamos celebrando el 12 de octubre, la Fiesta Nacional, la Hispanidad… lo que queráis. Los Reyes Felipe y Letizia presiden cada año esta jornada, que comienza con el tradicional desfile militar en la Castellana de Madrid y continúa con una recepción en el Palacio Real. Todo ello siempre da mucho de sí. Y SEMANA tiene el privilegio de poder vivirlo desde cerca… para poder transmitiros después lo mejor de lo mejor. ¡Pasen y lean!

[Ver más: todas las fotos del desfile y el besamanos, al detalle]

Primera incógnita resuelta: el look de Letizia

El qué se pondrá Letizia para la ocasión siempre es uno de los grandes alicientes. Esta vez no ha fallado a su adorado Felipe Varela, en quien ha vuelto a confiar y que le ha confeccionado este original modelo en rosa empolvado: chaqueta entallada con cuatro botones y por debajo, top sin mangas (luego lo veréis) y falda de gasa y encaje midi, que ha sido lo más rompedor del modelo. Moñito bajo con raya al lado, muy coqueto, y complementos y calzado también en rosa. Creo que este año ha acertado de pleno.

[Leer más: analizamos al detalle el look de Letizia a lo ‘Sexo en Nueva York’]

Leonor, ejerciendo de Princesa, y su hermana Sofía

También hemos vuelto a ver a las niñas, Leonor y Sofía, en uno de sus escasos acontecimientos públicos al año. Sin embargo, ha habido una novedad: Leonor ya ejerce de Princesa. En su pecho brillaba el Toisón de Oro, la máxima condecoración, que le otorgó su padre el Rey el pasado 30 de enero. Y además este año la niña, que en unos días cumplirá 13 años, se ha situado a la derecha de su padre, por su condición de Heredera, y no junto a su hermana, como había sido hasta ahora. Leonor, de rojo, y Sofía, de azul, lucían sendos vestidos de paño a cuadros, con manoletinas a juego, muy parecidos en estilo.

[Leer más: Leonor ya ejerce de heredera al trono de España]

La infanta Elena, con los colores de España, sentada entre el público para presenciar la parada militar

Y su hija, Victoria de Marichalar, aguantando la lluvia con chubasquero de plástico

Los Reyes llegan ‘antes de tiempo’

Tras el desfile, los Reyes se han trasladado al Palacio Real para presidir la tradicional recepción. Es un día grande en palacio. El caso es que Felipe y Letizia han entrado en el Salón del Trono sobre la una y diez de la tarde, es decir, unos 5 minutos antes de lo previsto. Tras saludarnos a la prensa acreditada, se han quedado de pie frente a los leones dorados… Y allí no venía nadie…

¿Nos vamos al balcón?

… El silencio en la sala comenzaba a ser sospechoso y los Reyes comenzaban a mirar a un lado y otro. La situación, chocante. Los Reyes no suelen esperar y todo está perfectamente medido. Hasta que, en vez de quedarse de pie como pasmarotes, han decidido caminar unos pasos hacia adelante y asomarse a uno de los balcones del palacio, por donde entraba un agradable fresquito. Luego han regresado a su puesto para comenzar el besamanos.

Brazos al aire

Para interiores, Letizia ha prescindido de su chaqueta, dejándonos ver su top sin mangas.

El presidente Pedro Sánchez y su mujer abren el desfile

Como es habitual, el presidente del Gobierno inicia el desfile de invitados para proceder al saludo de los Reyes. Pedro Sánchez se estrenaba este año en estas lides. Y junto a él su esposa, Begoña Gómez, por cierto, vestida en el mismo tono que la Reina. Hasta ahí todo normal…

El divertido error de protocolo

Tras los saludos, Pedro y Begoña, lejos de seguir caminando hacia adelante se han quedado junto a los Reyes, como esperando a posar o a saludar… La situación volvía a resultar chocante. Y ya van dos. Nada más comenzar. Pasados unos segundos, el responsable de protocolo le ha señalado al presidente que continuaran y dejaran paso a los siguientes…

Este es el momento clave del que todos hablan

El presidente nos aclara lo que ocurrió en el besamanos

Posteriormente Pedro Sánchez nos ha aclarado este error o anécdota, que no ha tardado en correr por todas partes. Según él, les habían dicho que esperaran a que llegaran los demás miembros del Gobierno… “Nosotros estamos a las órdenes”, nos ha dicho en los corrillos de periodistas ya en la recepción, quitándole hierro al asunto. También le ha puesto humor a los abucheos recibidos a su llegada a la parada militar: “A Felipe González, a Zapatero también les pasó. ¡Yo no iba a ser menos!”.

Isabel Preysler, la otra ‘reina’

Reina también, aunque sea del papel couché, Isabel Preysler ha sido una de las más elegantes entre los 1.500 invitados a la cita. A su lado, su pareja, Mario Vargas Llosa. Isabel, sobre altísimos tacones, ha hecho la reverencia ante Don Felipe, pero no ante la Reina. ¿Explicaciones?

El Rey al Duque de Alba: “Felicidades”

Carlos Fitz-James Stuart, duque de Alba, ha sido otro de los grandes invitados de renombre. Allí hemos podido ver cómo el Rey le ha dicho: “Felicidades”, en referencia a la reciente boda de su hijo mayor, Fernando, con Sofía Palazuelo, a la que asistió la reina Sofía en representación de la Familia Real. En la recepción el Duque no ha parado de recibir enhorabuenas por el mismo motivo.

Los Reyes han hecho una parada en el besamanos para dar descanso a sus manos y pasar a la siguiente tanda de invitados

El Rey nos ha avisado a la prensa: “No os vayáis todavía, que seguimos”. Tras unos 10 minutos de ausencia, los Reyes han vuelto a entrar en el gran salón.

Felipe y Letizia, románticos, suelen agarrarse de la mano en algunos actos públicos

Carmen Iglesias, la expreceptora del Rey, en cómodas zapatillas de deporte

El momento ‘trágame, tierra’

Sí, lo veíamos venir… y al final ocurrió. Ya nos habíamos fijado al pasar en los taconazos de esta invitada, pareja para más señas de David Summers, cantante de Hombres G. El resto del grupo también estaba invitado. Nada más saludar a los Reyes, la joven se tambaleó y tuvo que ser ayudada para no caer del todo. Se repuso, pero dos segundos después, ¡cataplum!, de nuevo se trastabilló y acabó cayendo sobre el suelo de mármol, ante la mirada de los fotógrafos y cámaras, a cinco pasos de ella, y ante la confusión de los Reyes por la escena. Pobre… Nuestra solidaridad con ella.

Los Reyes han disfrutado de una festividad muy especial

Una vez terminado el largo y algo accidentado besamanos, ha dado comienzo la recepción en los salones adyacentes. A ver, hay mucha gente. Y uno casi no puede ni moverse. Las bandejas con bebida y canapés se abren camino a duras penas. Mallorca ha servido el cátering. Los Reyes han hecho aparición en el salón principal, y he sido testigo del “uff” que ha soltado Don Felipe al ver el gentío y el calor. Claro, que desde sus alturas se respira mejor…

SEMANA habla con Begoña Gómez, la ‘Primera Dama’

Esta edición el más deseado de los corrillos era el presidente Pedro Sánchez, quien se deslizaba de un grupo a otro de periodistas sin descanso. Entretanto, su mujer también disfrutaba de la situación. Los invitados de SEMANA hemos podido saludarla y hablar distendidamente con ella, y os diré que en las distancias cortas gana muchísimo más. Le he preguntado por su modelito (sí, ¿qué queréis?) y no se acordaba o no quería acordarse, pero muy amable. Eso sí, moda española. Begoña está muy por la labor de promocionar a nuestros diseñadores, así nos lo ha confesado, y asegura que le llegan “muchas propuestas”. De su reciente viaje a Estados Unidos con el presi ha regresado encantada y emocionada por el interés que generaba su marido en los ambientes internacionales.

Letizia, paso fugaz; y tras la recepción, los Reyes han puesto rumbo a Mallorca

Letizia ha durado poco en la recepción y casi ha pasado como una exhalación entre los invitados, pues tenía que irse a cambiar. Y es que luego los Reyes viajaban a Mallorca para mostrar su solidaridad ante el desastre causado por la torrentada en San Llorenc y otros pueblos. Los Reyes no querían dejar pasar este día festivo, pero tampoco mostrarse ajenos a la problemática de aquella zona y así compartir con los mallorquines su dolor y darles ánimos. El caso es que el Rey ha aguantado el tipo solito, saludando y hablando con todo el mundo, hasta que sobre las tres y cuarto de la tarde se ha marchado. La Fiesta Nacional 2018 ya es historia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here