Tras estar presente en el funeral de Estado de Isabel II en la abadía de Westminster, Letizia tuvo que rechazar su asistencia en el castillo de Windsor debido a que su agenda de compromisos se lo imposibilitaba. La Reina tenía que coger directamente desde Londres un vuelo regular hacia Nueva York, ciudad a la que hace tan solo unos días también se trasladaba su suegra, Doña Sofía. El motivo de su viaje es su participación en la reunión de alto nivel organizada por UNICEF y la OMS dentro de la semana de la Asamblea General de las Naciones Unidas 2022 y la Cumbre del Secretario General para la Transformación de la Educación, que tiene lugar estos días.

Vídeo: UNICEF

Tanto este martes como este miércoles, la mujer de Felipe VI se encuentra en la ciudad de los rascacielos donde tiene previsto varios actos oficiales. El primero de ellos, ha sido el de asistir a una reunión con expertos de UNICEF en Salud Mental y posteriormente, horas después, mantener un encuentro con líderes juveniles involucrados en iniciativas de Salud Mental. Para sus primeros actos en la ciudad cosmopolita, Letizia ha recuperado uno de sus diseños más bonitos de Carolina Herrera. 

Después de la sobriedad de vestir de luto durante sus últimas apariciones, debido a que se encontraba en Londres para acudir al funeral y un día antes asistir a la recepción en Buckingham organizada por Carlos III, nos sienta de maravilla este cambio de tónica. Un cambio que además ha hecho por la puerta grande gracias al impecable vestido que ha lucido en Nueva York. Pero, ¿qué sabemos de este diseño?

Letizia recupera un vestido que lo estrenó en mayo de este año

La Reina lo estrenó el pasado mes de mayo en el Palacio Real de Madrid donde recibió al emir y a la jequesa de Catar. Se trata de un vestido midi blanco con flores azules bordadas de Carolina Herrera, firma que siempre ha sido una gran presencia en su armario pero que poco a poco va cobrando más protagonismo.

Un diseño que tiene uno de sus cortes favoritos: manga corta, cuello redondo, ajustado en la cintura para así marcar silueta pero con falda evasé, que le aporta ese toque muy femenino que tanto gusta a nuestra Reina. La combinación de ese impecable blanco con las flores bordadas en azul brillante y con  los detalles de las hojas y el tallo en verde no nos puede gustar más. Esta es una de las siluetas favoritas de Letizia ya que le aportan feminidad, le sientan como una segunda piel y le aportan ese toque yé-yé que a ella tanto le gusta. Eso sí, parece no preocuparle los 23 grados que ahora mismo marcan los termómetros de Nueva York.