Continúa la incógnita sobre el estado de salud de Kate Middleton, al tiempo que el príncipe Guillermo ha dejado entrever cómo va su recuperación tras hacer público su último plan. La princesa de Gales sigue sin retomar su agenda institucional desde que el pasado mes de marzo anunciara que padece cáncer y está recibiendo quimioterapia preventiva

Aunque se mantiene al tanto de los avances de la Fundación Real que preside, Kate Middleton sigue enfocada en su mejoría y en el cuidado de sus hijos. Luis, Jorge y Charlotte se educan bajo unas férreas normas que los futuros reyes de Inglaterra combinan con la denominada 'regla de oro de Diana de Gales', la principal e irrenunciable a seguir en el hogar familia. 

Las últimas informaciones poco halagüeñas sobre el estado de salud de Kate Middleton

La monarquía inglesa atraviesa un momento muy delicado, el más delicado que se recuerda en los últimos años. Mientras el Rey Carlos III ya ha retomado sus compromisos institucionales después su diagnóstico de cáncer, su nuera continúa desaparecida y sin fecha programada para su reaparición. De hecho, las últimas informaciones que se tienen de ella no son especialmente halagüeñas. De acuerdo con una fuente real, no se espera que vuelva al trabajo hasta el próximo año. Unas afirmaciones que se suman a las que recientemente compartió Concha Calleja en 'Fiesta', quien asegura que la mujer del príncipe Guillermo tendrá que volver a pasar por quirófano

Mary de Dinamarca

También te interesará

Las aplicaciones que tiene Mary de Dinamarca en su teléfono móvil, al descubierto por error

Para sobrellevar este duro momento y en relación con el cuidado de sus tres hijos, los príncipes de Gales se apoyan en la inestimable ayuda de María Turrión. La niñera española a tiempo completo se ha convertido en la persona de confianza de Kate Middleton, sobre todo desde que anunció su enfermedad. A ella le corresponde imponer a Jorge, Charlotte y Luis las estrictas normas que rigen el día a día del Palacio de Kensington. Es consciente, y así se lo han trasladado sus majestades en estos diez años que lleva a su lado como empleada, del importante rol que recae en los pequeños. Y, como tal, no se les puede permitir ninguna salida de tono

"Los menores siguen un conjunto de reglas mucho más estrictas que la mayoría de los niños bajo la atenta mirada de su niñera. Ella se asegura de que se mantenga la disciplina y la estructura en la casa real. María Turrión sabe que, cuando bajan de los aviones, toman la mano de sus padres y sonríen y saludan a la multitud, no puede haber llantos ni rabietas", señala a de 'Daily Express' un profesor de la prestigiosa universidad Norland College donde se formó la palentina de 52 años.

El gesto de Kate Middleton que repitió sin cesar antes de su cirugía y que ahora cobra sentido

También te interesará

Se destapa el menú completo que pide Kate Middleton en su pub favorito: delicatessen (y muy alto en calorías)

El cambio de paradigma en la crianza de los tres hijos de los príncipes de Gales

Ahora bien, las férreas pautas que deben seguir los hijos del príncipe Guillermo y Kate Middleton no impide que reciban su correspondiente cuota de cariño, maximizada a propósito de los precedentes que se ciernen sobre el Palacio de Buckingham. La denominada 'Regla de Diana de Gales' es una máxima en el hogar familiar de la pareja. Esto con el objetivo de que los pequeños crezcan en un ambiente saludable y que nunca se vean en la situación de su padre. Una realidad que Harry de Inglaterra desveló en su biografía, cuando señaló a Carlos III y a otros miembros de la familia real británica de extrema frialdad durante su crianza y, en especial, tras la muerte de su icónica madre. 

Para los futuros monarcas, "los abrazos y el afecto son muy importantes. Es lo que les digo a mis hijos", como confesó la propia Kate Middleton en un evento en el Basildon Sporting Centre antes de dejar a un lado su vida pública. Para ella y su marido, la salud mental de sus vástagos es una prioridad, que refuerzan siempre que pueden. "Kate y yo tenemos claro que queremos que tanto Jorge, como Charlotte y Luis crezcan sintiéndose capaces de hablar sobre sus emociones y sentimientos", indicó el príncipe Guillermo en una entrevista con la revista 'CALM'.

El matrimonio quiere que los pequeños crezcan "lo más normal posible" y "con los pies en la tierra" de ahí sus esfuerzos por "exponerles a la vida fuera de Palacio", apunta el experto real Andrew Morton a 'The Sun'. También les animan a que escriban notas de agradecimiento, tal y como lo hacía Diana de Gales con Guillermo y Harry. "Diana llevaba a sus hijos a sus visitas de caridad desde una edad temprana. No quería que los niños crecieran pensando que el mundo entero estaba formado por Range Rovers 4x4, escopetas y niñeras", sentencia el entendido.