La hija mayor de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda se prepara para el primer cambio trascendental de su vida al llegar a la mayoría de edad.


La princesa Amalia es la mayor de las tres hijas de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda y la heredera al Trono. El próximo 7 de diciembre cumplirá 18 años y con la mayoría de edad aceptará unos compromisos añadidos por su función pública. De momento, la joven ya tiene su primer cometido asegurado: al día siguiente de su cumpleaños dará su primer discurso oficial.

Gtres.

Hasta ahora tanto ella como sus hermanas, la princesa Alexia y la princesa Ariadne, han estado alejadas de la agenda real. Sus apariciones a lo largo del año han tenido que ver con las grandes festividades del país y un par de pasados oficiales, el de verano y el de invierno en la nieve. Poco más. Al estilo de nuestras Princesa Leonor y la Infanta Sofía, las hijas de los soberanos holandeses han estado muy ‘protegidas’ del ojo público.

Es más, la Casa de Orange lleva a un nivel superior si cabe esta protección de la privacidad de las princesas, ya que no dudan en avisar de demandas si se sobrepasa la esfera oficial.

Casa Real Países Bajos.

Pero los grandes cambios para la princesa Amalia están a la vuelta de la esquina. Al cumplir los 18 años empieza a ejercer como heredera al Trono de manera efectiva. Tal y como recoge la Constitución, solo un día después ya se incorpora al Consejo de Estado, el principal órgano asesor del país en asuntos relativos a la legislación y la gobernabilidad, como miembro «de pleno derecho» y bajo la presidencia del propio rey Guillermo.

El nombramiento tendrá lugar en el curso de una ceremonia con toda la pompa, en la tarde del 8 de diciembre, en el salón de baile del Palacio Kneuterdijk de La Haya. El monarca, ante la presencia de la reina Máxima, presentará a su hija y heredera a los miembros del Consejo de Estado.

El momento más importante será cuando Amalia tenga que dar su discurso, el primero de su vida oficial, ante todas las personalidades y frente a sus padres, a buen seguro presos de una gran emoción. Después deberá cumplir otra tradición, plantando una lima real en el jardín francés del antiguo palacio real, que data del siglo XVIII. Todo un símbolo con el que la heredera alude a las raíces de la Corona con su país.

UNA BIOGRAFÍA PARA ACERCARLA AL PUEBLO

Gtres.

La princesa heredera va perfilando su futuro papel dentro de la monarquía de los Países Bajos. Para que su pueblo la conozca un poco más también se publica en breve su biografía oficial, titulada simplemente «Amalia», en la que se recogen extractos de las diversas entrevistas que ha concedido a la multiartista holandesa Claudia de Breij. Esta obra, además, llega junto a un material audiovisual de la princesa cedido de su archivo privado, en el que seguro que descubrimos muchas más facetas de ella.

Hasta ahora ha trascendido su pasión por la música, los caballos, el teatro y el arte… También sabemos que es una excelente estudiante. Hace unos meses se graduaba en el instituto ‘Cum Laude’. En ese momento se habló de los futuros planes de la heredera, entre los cuales ella mismo expresó la idea de disfrutar de un año sabático antes de iniciar su formación universitaria. No es algo extraño, pues su padre también lo hizo en su día.

Gtres.

Y como gesto de buena voluntad en estos tiempos complicados, la princesa Amalia ya ha renunciado a la paga del Estado que le correspondería al cumplir los 18 años: nada menos que 1,6 millones de euros al año salidos de los Presupuestos Generales, que incluye una partida para sus gastos y otra para el personal a su servicio.

La hija mayor de los reyes escribió una carta a mano dirigida al primer ministro holandés, Mark Rutte, anunciándole esta decisión. Eso sí, en el escrito comunicaba que sería «hasta que finalice mis estudios» y siempre que no incurra en gastos extra por su condición de princesa de Orange. Una decisión muy madura que habla de la responsabilidad de la princesa Amalia, muy consciente de su presente y de su futuro.