Si quieres presumir de una sonrisa como la de la novia de Cristiano Ronaldo sin necesidad de hacerte un blanqueamiento dental, apunta estos trucos


Si de algo puede presumir Georgina Rodríguez es de una sonrisa perfecta y unos dientes blancos. Y, aunque es cierto que la novia de Cristiano Ronaldo ha recurrido al blanqueamiento dental profesional, también hay unos cuantos sencillos hábitos y trucos que te ayudarán a combatir el tono amarillento y aclarar tu dentadura en casa. ¡Apunta!

Consigue los dientes blancos de Georgina Rodríguez

Lo primero que debes hacer si quieres blanquear tus dientes es dejar de abusar de ciertos alimentos como el tomate, la zanahoria, los arándanos y el chocolate. También es necesario que reduzcas algunas bebidas como el vino tinto, el té, el café y los refrescos tipo cola. Pero sobre todo es fundamental que dejes el tabaco, ya que es uno de los factores que más amarillea las piezas dentales.

Alíate con el aceite de coco

El aceite de coco es útil en la prevención de caries y la gingivitis gracias a su capacidad antimicrobiana. Pero además, si lo mezclamos con bicarbonato de sodio, se obtiene una especie de pasta similar al dentífrico que puede ayudar a blanquear los dientes. Eso sí, se debe tener cuidado, porque si se abusa puede generar daños en el esmalte dental. Utiliza este remedio como máximo una vez por semana.

Espera 20 minutos para lavarte los dientes

Aunque suene raro, lo mejor es no cepillarse los dientes nada más terminar de comer, lo ideal es esperar unos 20 o 30 minutos. ¿El motivo? Este es el tiempo que necesita el esmalte para recuperar su fuerza y dureza. Además recuerda, no por frotar más fuerte conseguirás que te queden más blancos. Al contrario, estarás erosionando el esmalte y harás más visible el color de la dentina, con sus tonos amarillos o grises. Y no olvides que cada dos o tres meses es importante cambiar el cepillo de dientes, ya que si no lo haces estarás atrayendo más bacterias a tu boca.

Opta por la técnica de la cucharilla de café

Habitualmente nos limpiamos los dientes muy rápido y no les dedicamos el tiempo necesario, lo que provoca que se acaben amarilleando. Una de las técnicas de cepillado más recomendadas por los dentistas es la de la cucharilla del café. Ésta consiste en utilizar una pequeña cucharilla para separar el carrillo y así poder ver de manera directa lo que se está cepillando en cada momento, para que de esta forma nuestra mente lo asocie a lo que estás sintiendo. Con hacerlo una o dos veces es suficiente para que asociemos lo que sentimos a lo que hemos visto.

No alternes el frío con el calor

Por ejemplo, beber agua muy fría e inmediatamente después morder una croqueta recién hecha. Los cambios térmicos agrietan el esmalte de los dientes y esa es su primera capa defensiva. Cuantas más microfisuras tenga el esmalte, más pigmentos podrán acceder a la dentina. Así que si quieres unos dientes blancos, evítalo.