Las mascarillas tienen que formar parte de tu rutina para conseguir un pelo radiante. Te damos unos trucos caseros para aumentar su eficacia


Las mascarillas capilares tienen una gran concentración de ingredientes activos de los que tu melena se puede beneficiar, por ello aplicarla una vez a la semana, como mínimo, es un gesto fundamental si quieres lucir un cabello sedoso, brillante y lleno de vida. Pero también es esencial saber aplicarla correctamente y elegir la adecuada para tu tipo de cabello.

Si tu cabello está particularmente seco, necesitarás más la nutrición intensa de una mascarilla capilar que si tienes el pelo naturalmente graso. En este caso los expertos recomiendan que la uses cada vez que te laves el pelo en lugar de tan solo una vez por semana.  Pero si tu melena no es seca por naturaleza, o incluso es propensa a la grasa, eso no quiere decir que te debas olvidar de la mascarilla, ya que la nutrición que proporciona tiene un papel fundamental en la prevención de las puntas abiertas para todos los tipos de cabello. El paso más importante para prevenir la rotura del pelo es mantenerlo suficientemente hidratado y acondicionado. Hacer esto prolongará el tiempo que tardan las puntas abiertas en aparecer y el cabello se mantendrá mucho más fortalecido.

La mascarilla se aplica desde la mitad de la melena hacia las puntas, ya que generalmente es la zona más castigada. El tiempo antes de retirarla va a depender del largo, de la cantidad y también de lo castigado que tengas el pelo, que generalmente con 10 minutos es suficiente.

Trucos para un mayor efecto de las mascarillas

1. Antes de usar la mascarilla, retira el exceso de humedad del cabello.

2. Después de aplicar la mascarilla, moja una toalla en agua caliente, escúrrela y enróllala en el pelo. De esta manera, el producto penetrará mejor en la fibra capilar y se potenciará el efecto de la mascarilla.

3. Con la mascarilla aplicada desenreda el cabello con un peine, conseguirás más brillo y disciplina en la melena.

4. Para aclarar correctamente la mascarilla lo mejor es comenzar con agua tibia y finalizar con agua fría.

5. Tras aclarar la mascarilla, seca la humedad un 50% y peina el cabello. Puedes finalizar con un toque de plancha si lo deseas, utilizando protector térmico con línea de acabado para potenciar el brillo y conseguir un resultado espectacular en la melena.

Una mascarilla par cada tipo de cabello

Cada cabello tiene diferentes necesidades. Los cabellos teñidos necesitarán mascarilla con antioxidantes y filtros solares para proteger de los rayos UV; si tu problema es que tu pelo es fino y débil, debes escoger un producto que contenga proteínas que reconstruyan y den grosor. Los cabellos gruesos y rebeldes deben aplicarse mascarillas con ingredientes que los nutran y aporten flexibilidad. Las melenas rizadas necesitarán mascarillas con polímeros que den definición, cuerpo y fijación a las ondas.