Laura Escanes ha cambiado de manicura y ha apostado por una en clave de fantasía a base de colores neon y diseños diferentes para cada uno de los dedos.


Se atreve con todo. A Laura Escanes las tendencias no le asustan.Tampoco la innovación y menos si se trata de llenar de color y de alegría las uñas. La influencer catalana lo ha demostrado en numerosas ocasiones y lo hace ahora con una manicura fantasía que hará las delicias de aquello que disfrutan de los diseños coloridos.

Una manicura para manos expertas

El que se ha hecho estos días la mujer de Risto Mejide es complicado de replicar en casa si no tenemos demasiada mañana, pero con paciencia y buen pulso seguro que más de una persona consigue copiarlo, porque esta manicura es digan de eso.

A las uñas de Escanes no les falta de nada, porque cada dedo tiene diseño diferente que poco tiene que ver con el al lado. Con el color nude de base, el pulgar lleva una manicura francesa un tanto versionada y el índice la base de esa manicura con una flor en el centro.

El dedo corazón es el lugar en que han puesto pequeños corazones de colores que contrastan con el dedo anular, sin duda el más colorido y llamativo de todos, con una mezcla entre el malva y el verde neón. En esta además, han buscado el acabado mate, para que la diferencia con el resto, que tienen un acabado brillante, sea aún mayor. Para finalizar, el dedo meñique lleva pequeñas flores sobre una base nude.

La manicura es tan original que algunas de sus seguidoras le han pedido instantáneas más detalladas para poder replicarla. Y así lo ha hecho compartiendo el detalle de cómo se las habían dejado en su centro de estética.

Vacaciones a bordo de un barco

Escanes ha compartido su manicura y también los looks con los que está disfrutando de unos días de descanso a bordo de un barco junto a su marido y la hija que tienen en común, Roma. Desde allí han descendido en distintos puntos de la isla de Menorca, un lugar con el que Laura parece tener un vínculo especial.

Desde las calles a las que, según contaba ella misma, regresa cada año, posaba con un look de lo más cómodo y actual. Con un vestido corto, de líneas sencillas y estampado de inspiración animal y unas sandalias planas, blancas, de esta temporada de Stradivarius, recorría una preciosa calle empedrada que le sirve de escenario año tras año.

Lo acompañaba todo con un gorro tipo pescador, que es tendencia absoluta esta temporada entre las ‘influencers’ y, por supuesto, de su hija Roma y su marido, sus mejores compañeros de viaje.