Una vez cruzada la barrera de los 50 años, el cuerpo comienza a funcionar de otra manera y quema calorías de forma más lenta. Pero tranquila, hay solución, toma nota de estos consejos que sigue Belén Rueda y conseguirás adelgazar (y presumir de tipazo)


El aumento de peso una vez pasados los 50 años se debe principalmente a los cambios hormonales que provocan que la grasa se deposite, sobre todo, en la zona abdominal. Y este es un mal común, ya que el 75% de las mujeres suele aumentar su peso corporal entre 5 y 10 kilos más, es decir, dos tallas. Además, llegadas a esa edad, el metabolismo también se vuelve más lento y los músculos pierden tono y firmeza. Y ahora te preguntarás: ¿cómo consiguen algunas famosas, como Belén Rueda, adelgazar y tener ese cuerpazo? ¿Es que existe una fórmula mágica? Pues, por desgracia, no. El secreto simplemente reside en la constancia y fuerza de voluntad. Sigue leyendo, te desvelamos cuáles son las claves que debes seguir para presumir de tipazo estas Navidades.

Adiós a las grasas: uno de los puntos clave de Belén Rueda para adelgazar

A partir de ahora debes evitar todo lo que puedas las grasas saturadas, tanto las de origen animal (ternera, cordero, cerdo, tocino, nata, mantequilla…), como algunas de origen vegetal, como los aceites de palma, muy utilizados en conservas y bollería industrial. Pero no entres en pánico, porque eso no significa que para conseguir el cuerpo de Belén Rueda tengas que renunciar a las grasas por completo, hay otras opciones mucho más saludables, como los ácidos grasos monoinsaturados que, además te cuidan. ¿Dónde los encuentras? Sobre todo en el aceite de oliva virgen, pero también en el aguacate, las avellanas, los pistachos, el salmón…

Bebe más agua

Esto lo tienes que seguir a rajatabla. No hay excusas que valgan, debes beber mínimo 2 litros de agua al día. Cuando bebemos poco líquido, nuestros riñones trabajan más lento y se acumulan más toxinas en nuestro organismo. Mantenerte hidratada es fundamental para evitar la temida retención de líquidos que, además, también aumenta con la edad. Si puedes, hazlo fuera de las comidas, obtendrás una mayor sensación de saciedad y, por tanto, ayudarás a reducir la ingesta posterior de calorías.

¿Deporte? Un poco cada día

Que no te engañen. Si quieres presumir de tipazo, tienes que currártelo. No hace falta que te machaques en el gimnasio, pero es fundamental que te muevas cada día. La actriz Belén Rueda sigue una rutina de ejercicios de tonificación, pero si no estás tan motivada como para empezar a tope, lo mejor es que salgas a caminar al menos 30 minutos. Eso sí, a paso ligero. Después practica en casa algún ejercicio específico para la zona del vientre, muslos o glúteos, las zonas donde más se acumula la grasa femenina.

Duerme mucho (y bien)

Sí, has leído bien. Dormir poco también puede hacerte engordar. Esto se debe a que la falta de sueño crónica interfiere en las hormonas implicadas en el control de nuestro peso y en el centro de recompensa de nuestro cerebro. Si no duermes lo suficiente (o lo haces mal) alteras el metabolismo, lo que suele acabar con la consecuencia de comer peor y tener más ansiedad de dulce. ¿Lo recomendable? Entre 7 y 9 horas al día.

Y por último… ¡Nada de refrescos!

Aunque es cierto que muchos refrescos gaseosos contienen pocas calorías, eso no quiere decir que no influyan negativamente en tu peso. Éstos activan la insulina, lo que provoca hipoglucemia y, a su vez, una mayor tendencia a acumular las calorías sobrantes de la dieta en forma de grasa abdominal, además de aumentar el apetito entre horas. ¿Quieres un abdomen como el de la actriz Belén Rueda? Pues la que algo quiere, algo le cuesta. Nada de refrescos.