¡Ya está aquí! Por fin damos la bienvenida a agosto y, en el mes por excelencia de las vacaciones, no podemos desatender nuestras rutinas de belleza. Aprovechamos para darte cinco consejos ‘beauty’ que se convertirán en tu mejor aliado durante el verano. 

Es esencial cuidar la piel durante la época estival. Los expertos recuerdan que el protector solar debe aplicarse en casa, uno de los principales errores que solemos cometer, y luego más tarde volverlo a extender cuando llegamos a nuestro destino. La crema solar se debe aplicar cada dos o tres horas (dependiendo del factor y la intensidad solar). Si vamos a permanecer de forma prolongada ante una exposición directa, mejor evitar las horas centrales del día, y utilizar un sombrero para que no aparezcan las temidas manchas o las arrugas.

Uno de los grandes olvidados acostumbra a ser el cabello que sufre más que nunca durante esta época. Ahora que el buen tiempo acompaña podemos olvidarnos de los secadores y las planchas (porque debilitan nuestro pelo) y optar por un secado al aire libre. Una alimentación rica en Vitamina C nos ayuda a mejorar el estado de nuestro cabello ya que lo fortalece y evita que se rompa. También puedes recurrir a ciertos productos como sérums o tratamientos capilares que nos ayudan a mantenerlo en su mejor estado.

Rutinas de belleza

La piel es, sin duda, una de las protagonistas durante el verano. Beber agua es primordial para mantener una piel hidratada. Los expertos recomiendan un mínimo de dos litros diarios. Recuerda que durante esta época perdemos una gran cantidad debido al calor. La falta de agua en nuestro cuerpo no solo puede generar sequedad en la piel, también conlleva envejecimiento.

Una alimentación adecuada se convierte en un imprescindible en cuestión de belleza. Incorporar a nuestra dieta frutas, verduras y alimentas ricos en antioxidantes protegen las células y aceleran su proceso de renovación. Los productos que aportan Vitamina C, como pueden ser las naranjas, el brócoli o las espinas, entre otros, colaboran en la producción de colágeno y mejoran la elasticidad de la piel.

Por último, no podíamos olvidarnos del ansiado descanso. Aunque pretende ser nuestra gran escusa durante la época estival, a veces nos olvidamos de darle protagonismo. No hay duda de que el buen tiempo y las vacaciones invitan a salir más que nunca. Intenta cuidar tus horas de descanso, también hacerlo en un entorno adecuado, sin ruidos y con una temperatura óptima. Dormir bien no solo ayuda a mantener una excelente forma física y mental, también posee grandes beneficios en cuestión de belleza. Y es que reduce la aparición de ojeras y mejora el aspecto de nuestra piel.

Ahora solo queda lo más importante: ¡Disfrutar al máximo del mes de agosto!