Descubre los cinco productos autobronceadores para preparar tu piel para la temporada primaveral sin tomar el sol ni gastar dinero en máquinas de rayos uva.


Sabemos que estáis deseando tener un color broncíneo, pero a estas alturas, algunas no tenemos una playa a mano y aún hace frío como para tumbarse a tomar el sol en nuestra terraza. Por eso os proponemos autobronceadores que podéis usar a lo largo de todo el año y sin la necesidad de gastarte ni un euro en rayos uva. Atentas a estos trucos de belleza.

Lo esencial para autobroncearnos con este tipo de productos es aplicárnoslo en su sitio con buena luz; un baño con luz blanca led, o cerca de una ventana o mirador que nos de una muestra de la luz que tendremos cuando salgamos a la calle. Si os aplicáis estos productos bajo una lámpara de luz amarilla, probablemente os esparciréis mal el producto; y acabaréis pareciendo una bolsa de Doritos.

Los autobronceadores son los mejores aliados para un evento nocturno

Otro consejo que os damos es que uséis una esponja tipo Beauty blender para no dejar manchurrones de producto a lo largo de vuestro cuerpo, cara y cuello. Además, hay que intentar que quede un color uniforme en todo el cuerpo así que, lavad vuestras manos al finalizar para no tener dos tonos de piel en el mismo brazo y aplicad con la esponja unos toquecitos en la parte superior de las manos.

No olvidéis adecuar todo vuestro maquillaje al nuevo tono; por ejemplo si utilizáis normalmente un corrector de ojeras un tanto claro y posteriormente os aplicáis el autobronceador, posiblemente destaque demasiado un tono sobre otro. No queremos que eso pase bajo ningún concepto.

Otro consejo: nada de blanco. Si usáis este tipo de autobronceadores intentad dejar el blanco para otra ocasión, blusas y pantalones pueden acabar manchados a lo largo del día. Esto es terrible si vas a acudir a un evento chic.

A continuación os ofrecemos algunos autobronceadores de cara y cuerpo con los que quedaréis muy satisfechas. Muchos de ellos os salvarán de ir luciendo un blanco nuclear en primavera y de las odiosas arrugas que produce el sol. Son tantos los inconvenientes que suele producir la luz solar que, a veces, es mejor prevenir engañando un poquito.