En su estreno como presentador de televisión, la malagueña ha dedicado unas sabias palabras a su paisano.


Después superar el cáncer, Dani Rovira ha vuelto a la televisión para ponerse al frente de un show en ‘prime time’ en La 1. El actor ha estrenado ‘La noche D’, un programa dirigido por Daniel Écija, exmarido de Belén Rueda. Es la primera vez que el malagueño se estrena como conductor de un programa. Por ello, antes de su debut ha pedido consejos a grandes profesionales de la comunicación en nuestro país. Entre ellos, Andreu Buenafuente, Jordi Évole, Iñaki Gabilondo, Antonio Resines, o María Teresa Campos.

«No dejes que el éxito te cambie. Es muy importante la humildad. Fíjate en mí, que estoy aquí contigo con la cantidad de cosas que tengo que hacer», bromeaba Jordi Évole. Gabilondo, por su parte, le ha preguntado por cuestiones de actualidad, como la «criptomoneda», a lo que el andaluz ha respondido: «No llevo suelto». Por otro lado, Buenafuente le ha instado a hacer bromas, pero dejarlo en manos de profesionales de verdad. Entre los sabias palabras de su paisana destacan sus advertencias sobre su marcado acento andaluz: «Con ese acento, imposible. Que no te van a coger. Date cuenta de las cosas: ¡Vo-ca-li-za!». Rovira le respondía: «¡Pero si yo hablo igual que tú!». Queda claro que el sentido del humor será la tónica de este nuevo reto para el protagonista de ‘Ocho apellidos vascos’.

TVE 1

En esta primera entrega, el amor ha sido el tema principal el primer programa, que ha recibido en plató a cuatro actrices: Silvia Abril, Belén Cuesta, Anna Castillo y Macarena García. También ha visitado el cantante plató Pablo López. Y Joaquín Sabina ha compartido un bonito mensaje a través de videollamada.

En agosto de 2020, Dani Rovira se despedía públicamente del cáncer. Tras superar un linfoma de Hodkin, compartía su felicidad con unas emotivas palabras en su cuenta de Instagram. «Hoy es el primer día del resto de mi vida», decía poco después de recibir el alta hospitalaria. «¡ESTOY CURADO!», exclamaba en letras mayúsculas. «Todo acaba y todo empieza hoy. 6 meses de subida a una de las montañas más duras a las que me he enfrentado, pero al fin llegué a la cima y, creedme, las vistas desde aquí son preciosas y reveladoras». En su post también dedicaba unas bonitas palabras a su novia, Clara Lago, que ha sido su principal apoyo durante su intensa lucha contra la enfermedad. «Gracias, compañera, por compartir el peso de la mochila, los avituallamientos y por estas irrepetibles vistas. Gracias por la luz en la noche y la silla en el camino. Y por no soltarme», le recordaba.