Durante años, Antonio David Flores ha negado que ocurriera este episodio asegurando que la ventana tenía rejas. Sin embargo, la hija de Rocío Jurado ha aportado pruebas que demuestran lo contrario.


Con la llegada del tercer episodio, «Ese hombre», Rocío Carrasco ha narrado el desgarrador episodio que vivió en la casa de Gloria Mohedano de Chipiona en manos de Antonio David Flores. En concreto, la hija de Rocío Jurado, con la voz entrecortada, ha explicado como su exmarido estuvo a punto de arrojarla por la ventana mientras que ella se encontraba embarazada de su segundo hijo, David Flores.

En concreto, después de vivir un auténtico calvario en medio de su embarazo, Rocío Carrasco explica cómo su exmarido continúa saliendo por la noche y volviendo a casa a altas horas de la madrugada. Un día de verano, por la noche, cuando el excolaborador de ‘Sálvame’ regresó a la casa de Chipiona, la hija de Rocío Jurado le espetó un «eres un sinvergüenza» por el hecho de no estar junto a ella y yéndose de fiesta cada noche.

Ante esto, según explica la protagonista del documental, Antonio David Flores la cogió en volandas del camisón que llevaba puesto y le sacó medio cuerpo por fuera de la ventana. «La barriga me estaba dando en el borde de la ventana. Giré la cabeza como pude y le dije que procurara que cuando llegara abajo me hubiera matado. Ahí, tomó conciencia y me soltó rápidamente», explica.

Tras esto, este episodio se ha encargado el padre de Rocío Flores de negarlo por activa y por pasiva asegurando que era imposible que ocurriera porque la ventana tenía rejas. Sin embargo, Rocío Carrasco mediante una factura ha demostrado que las rejas de la ventana se pusieron en el año 2010. «Fueron colocadas a solicitud de Gloria Mohedano, lo firmó la persona que pone las rejas«, asegura. Asimismo, ha insistido en que debido a la amplitud de la vivienda de Chipiona «a no ser que yo hubiera gritado como una loca, allí no se entera nadie de nada».

«Actitud de desprecio y de crueldad»

Gtres

Previamente a este episodio, Rocío Carrasco ha narrado el infierno que sufrió durante el embarazado de su segundo hijo. En concreto, echando la vista atrás, ha explicado un episodio que ocurrió en la playa cuando sufrió una lipotimia y perdió el conocimiento. «La actitud de él era de desprecio absoluta, de crueldad. Estoy en la playa y me estoy bañando, estoy tumbada en la arena y de repente veo que viene Sonsoles (la camarera con la que previamente había pillado con Antonio David Flores)», narra. Tras esto, explica que se quiso ir pero dependía de su exmarido para regresar a casa:  «Estuve una hora y media andando para llegar a mi casa, con un solano en la cabeza impresionante, él sabia que podía hacerlo, que no iba a tener ningún tipo de consecuencia. Un día estando en el chiringuito me dio una linotipia, me quedé sin vista e inconsciente, lo único que recuerdo es que a este ser lo único que se le ocurre era echarme una botella de agua congelada. En la barriga me dio una serie de pinchazos que me di cuenta de que pasaba algo, continuaba con salidas y llegadas diciéndome que estaba loca y enferma y que iba a malparir a mi hijo».