A la joven le ha encantado ver su silueta después de 14 semanas de concurso, en las que ha perdido 15,5 kilos. «Me veo más niña, más medudita», dice.


Después de 14 semanas de concurso en ‘Supervivientes 2020’, Rocío Flores ha podido comprobar, por fin, el resultado de su transformación física después de haber perdido 15,500 kilos. Librarse de tanto peso ha cambiado notablemente su figura y cuando se ha puesto delante del espejo se ha quedado muy sorprendida.

«¡Si aquí caben dos Rocíos!»

«¡Qué guapa!», exclamaba la joven al ver su imagen. «Me he quedado sin culo», decía, admirada de su increíble cambio. No cabe duda de que estaba encantada con el resultado de dos meses y medio pasando vicisitudes en Honduras. Una de las primeras cosas que ha hecho ha sido comprobar la cantidad de centímetros que sobraban de la cintura de su pantalón: «¡Aquí caben dos Rocíos!», señalaba.

«Me veo más niña, más menudita»

«Se me ha afinado muchísimo la cara. Me veo más niña, más menudita», admitía. Al comprobar el estado de su cabello se ha dado cuenta de que su pelo se ha aclarado muchísimo después de tanto tiempo de exposición al sol. «¡Estoy albina!». Incluso ha pensado en la reacción de su padre cuando la vea: «Me dirá que soy igual que mi abuelo Pedro»

«Al verme en el espejo me he visto guapa, tengo la cara más fina y tengo 15 kilos menos en el cuerpo. Algo se me tiene que notar», decía ya delante de las cámaras. Tras casi tres meses soportando hambre, calor y haciendo frente a la convivencia con el resto de concursantes, Rocío Flores ha comprobado el lado positivo de tantas penurias: está muy contenta con su nuevo aspecto.

Las lágrimas de Ana María Aldón al verse en el espejo

Por su parte, Ana María Aldón se emocionaba al verse delante del espejo. La mujer de Jose Ortega Cano ha perdido 9,6 kilos. «Estoy divina de la muerte. Me veo muy bien», reconocía inmediatamente después de descubrir cómo luce su cuerpo ahora. No podría evitar emocionarse al ver en qué estado se encuentra ahora. Sin embargo, verse con el pelo tan corto no le ha hecho demasiada gracia. «No me importa dejármelo corto», señalaba. «Mi niño no me va a reconocer, después de tres meses sin verme». En una de las pruebas del concurso, Ana María aceptó raparse el pelo a cambio de tres cocidos. A su regreso a casa está deseando que Gloria Camila le entregue las pelucas que le ha encantado.

Hugo Sierra, tras perder 14,8 kilos

Hugo Sierra, al igual que sus compañeros, se ha enfrentado a la realidad. Así reaccionaba después de perder 14,800 kilos. «¡Parezco el hermano flaquito de Bon Jovi!», apuntaba, asombrado. «De aquí para arriba se puede ver, pero de aquí para abajo… Me impresionan todas las venas que se pueden ver», comentaba tras analizar en detalle cada centímetro de su anatomía. El cambio físico de Hugo, así como el de Elena, ha sido uno de los más notables del concurso. «Los abdominales me gustan como me los veo, la verdad», confesaba.

Barranco pierde 10,9 kilos: «No me gusta mi barba»

Barranco, que se ha quedado en las puertas de la final y ha sido expulsado en la gala del 28 de mayo, ha sido uno de los menos satisfechos con su cambio físico. «Se ha quedado en tres cuartas partes de lo que era. Ha perdido 10 kilos 90 gramos», señalaba Jorge Javier Vázquez. «Ni me gusta mi barba, ni me gusta mi pelo ni me gusta mi cuerpo«, afirmaba el amigo de Rocío Flores en los Cayos Cochinos.

Este jueves, Barranco y Jorge Pérez se jugaban la expulsión de‘Supervivientes 2020’. La audiencia del ‘reality’ de Mediaset decidía que el Guardia Civil siga en el concurso. Una decisión con la que el ex tronista de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ estaba de acuerdo. «Me alegro muchísimo que te hayas salvado. Para mí eres un hermano, hemos llegado hasta aquí juntos, que es lo que queríamos», le decía tras conocer la voluntad de los espectadores. «Muchísimas gracias a toda la gente que ha hecho que continúe en esta aventura. Para mí Albert es mi ganador y llegar hasta aquí ya era el premio que tenía», le respondía Jorge.

En su mensaje de despedida, Barranco se ha mostrado satisfecho de su paso por el espacio. «He sido yo en todo momento. Con Hugo tengo buen rollo y el resto ha sido mi familia. Espero que en el poco tiempo que les queda aprovechen al máximo y me alegro de haber llegado a esta paraíso tan bonito que han puesto para nosotros».