La historia de Lara, una de las concursantes de 'Maestros de la Costura', que nació hombre pero se siente mujer, ha conseguido emocionar mucho a Raquel Sánchez Silva y no ha podido reprimir las lágrimas. La emoción está a flor de piel


‘Maestros de la Costura’ vuelve a la parrilla televisiva y de nuevo lo hace con Raquel Sánchez Silva al frente. El programa retoma unos meses después una nueva temporada que no ha podido arrancar con más emotividad ya que la presentadora se ha deshecho en lágrimas al escuchar la historia de Lara, una de las concursantes, además de bailarina del mítico grupo Fangoria.

Leer más: Raquel Sánchez Silva, ajena a la lucha incansable de los Biondo

Lara realizó un diseño que estaba inspirado en la ardua batalla que ha librado por nacer hombre pero sentirse mujer: «He hecho un diseño azul porque es el color que me persiguió toda mi vida. Pero cada golpe que recibí me hizo ser como soy ahora». Una proeza que para Raquel Sánchez Silva tiene mucho mérito y por la que no pudo evitar emocionarse y derramar alguna que otra lágrima. También el modisto Leandro Cano y María Escoté rompieron a llorar al conocer la desgarradora historia.

Raquel vuelve a ponerse a los mandos de un programa televisivo justo cuando su nombre vuelve a estar en los medios de comunicación, aunque por motivos bien diferentes. La figura de su fallecido exmarido, Mario Biondo, vuelve a ser noticia ya que, recientemente, la Audiencia Provincial de Madrid admite la querella presentada por los padres del cámara del que fuera operador de cámara contra el forense español que levantó y examinó el cadáver.

La emoción de Raquel Sánchez Silva

Sin embargo, Raquel Sánchez Silva está fuera de la lucha de los padres de Biondo por demostrar que su hijo fue asesinado y no se suicidó, tal y como concluyó la Justicia española. Desde su muerte, el dolor que sentía la presentadora le hizo renunciar a la batalla por demostrar otra hipótesis diferente a la oficial. Algo que los progenitores no le perdonaron nunca. La de Plasencia supo rehacer su vida y volcarse en su trabajo y en su actual pareja, Matías Dumont, con quien tiene dos hijos: Bruno y Mateo.