La exconcursante de ‘La Casa Fuerte’ ha puesto fin a las insinuaciones y ha explicado cuál es la fuente de sus ingresos: «En Chile se gana más que aquí».


Oriana Marzoli se convirtió en una de las concursantes más polémicas de ‘La Casa fuerte’.   La concursarte estuvo bajo el punto de mira después de que Fani Carbajo cuestionara la procedencia de sus ingresos. Su paso por el reality veraniego de Telecinco provocó que muchos se preguntaran el motivo de por qué tiene tantos bolsos y zapatos de firmas de lujo.

La propia protagonista de ‘La isla de las tentaciones’ le preguntaba durante una acalorada discusión: «¿A qué te dedicas? ¿Cuál es tu trabajo?». Una vez de vuelta en su realidad, la venezolana se ha sentado en ‘Sálvame’ hacer frente a todas las insinuaciones que se han hecho sobre ella.

Oriana Marzoli ha hecho hincapié en que la principal fuente de sus ingresos son sus participaciones en los diversos realities en los que ha participado. En concreto, la joven ha insistido en que puede vivir gracias a todo el caché que ha ganado en los programas de Chile puesto que «allí se gana mucho más que aquí«.

La joven ha asegurado que durante todo este tiempo que ha estado en televisión se ha enorgullecido de que nunca la catalogaron como «Pretty woman». Ante esto, se ha mostrado clara y ha lanzado una fuerte reflexión: «Si por llevar bolsos de firmas te dedicas a esto, entonces todas las influencers se dedican a eso».

Además, Oriana Marzolli también ha justificado su e¡lujoso estilo de vida: «Me gasté 26.000 euros en un mes, cuando salíde ‘Supervivientes’. Después, corté la tarjeta. Con el caché que gané en Chile me pude gastar 6.000 euros en un día en tres bolsos. Tengo ahorros de los realities. También gano dinero con las redes sociales».

Hace unas semanas, mientras que Oriana estaba dentro de ‘La casa fuerte’, su madre salía en defensa de las acusaciones hacia su hija y contaba la verdad sobre el dinero que ganaba su hija y que ella administraba. «Yo soy la persona que le lleva las cuentas y estoy más enterada que nadie. Esto está muy mal, está muy feo insinuar cosas por la tele”.

«Es influencer, tiene 1.9 millones de seguidores y trabaja su Instragram muy muy bien, es muy profesional, hace un montón de promociones y tiene un caché bastante bueno», declaraba su madre. De esta forma, la madre de Oriana revela que la principal fuente de ingresos son las redes sociales. Y esta fuente de ingresos le proporciona lo suficiente para poder comprarse toda la ropa que luce, así como los bolsos y zapatos de firmas de lujo que tiene en su armario. Ella misma ha asegurado en alguna ocasión que es su perdición: «Yo no uso bolsos que no sean de firma». Así de contundente ha empezado hablando Oriana en un nuevo vídeo de su canal de Mtmad, donde ha querido enseñar a sus fans su gran colección de bolsos y zapatos que tiene en casa. «Llamadme loca, llamadme materialista… pero soy así, me gusta el glamour», continuaba diciendo antes de mostrar los complementos de lujo que tiene.

Así está la relación entre Oriana e Iván González

Tras confirmar su relación en el programa presentado por Jorge Javier Vázquez y Sonsoles Ónega, Oriana e Iván González están más enamorados que nunca. Tanto es así que el de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ le ha pedido a la venezolana que se fueran a vivir juntos. Eso sí, de forma temporal y hasta que él encuentre un piso dónde vivir puesto que su casera le ha obligado a marcharse de su casa.

Hace unos días, González acudía a ‘Ya es mediodía’ y explicaba en primera persona como se encontraba junto a su chica. «Actualmente estamos muy bien. Nuestra relación va perfecta fuera del reality», confirmaba. Sin embargo, se ha mostrado tajante sobre la actitud de su chica dentro del concurso: «Es cierto que veo lo vídeos de ‘La casa fuerte’ y me da vergüenza. No me gusta verlas porque a veces nos decíamos cosas muy fuertes. Perdía mucho la razón en las pelea. Al principio vi una situación muy complicada. Es la primera vez que concursaba en pareja y Oriana es bastante polémica. Yo tenía mis cosas y ella las suyas”, aseguraba.