La actriz vuelve renovada por dentro y por fuera gracias a un estudio genético: «Con el estudio genético han dado en el clavo. Saben que mi cuerpo no quema nada y han personalizado el método»


Es un rostro imprescindible de nuestra televisión. Gracias a su papel en la serie Aquí no hay quien viva, Llum Barrera, se consagró como una estrella de la pequeña pantalla y desde entonces su carrera no ha hecho más que crecer.

Madre de un niño de once años, la humorista vive un momento de ilusión y optimismo gracias al nuevo método de adelgazamiento al que se ha sometido y con el que se siente mejor que nunca consigo misma.

Esta hazaña ha sido gracias a Pronokal, un método eficaz de pérdida de peso, que ha conseguido que la actriz haya rebajado varias tallas y, con ello, mejorar su salud y autoestima. La artista ha hablado con SEMANA para revelarnos todos los secretos de este increíble método y, además nos habla sobre cómo se encuentra tras perder a su madre el año pasado. Un duro golpe del que aún se recupera.

Ahora llega el verano. ¿Crees que has conseguido llegar a tu puesta a punto?

Sí, imagino que si me hacen una foto para una revista me seguirán sacando pegas. Me da igual, porque no soy una chica de Victoria’s Secret. Ellos se lo pierden (risas).

Me gustaría hablar de tu vida personal. Este 2020 fue uno de los peores años debido al fallecimiento de tu madre.

Ha sido el peor, sin duda. Fue un año durísimo porque mi madre estuvo todo el año sin ver al niño (su hijo). Casi no nos vimos. Yo iba porque me podía escapar para verla, pero es verdad que yo vi un gran deterioro porque le quitaron toda su vida social y le afectó. Mi madre era una juerguista y le quitaron toda su vida. Mi madre no murió por el Covid, mi madre murió de pena, como ha muerto muchísima gente mayor. Tampoco era tan mayor. Tenía 82 años.

¿Y cómo te encuentras?

(Llora) Mi madre para mí ha sido mi faro, mi guía y mi alegría. Cuando hablo con mi hijo me emociono porque veo que todos la recordamos con alegría. El día que la enterramos nos acordábamos de cosas alegres e hicimos una cena para recordar esas anécdotas. Yo le doy la vuelta a todo y pienso en qué suerte haberla tenido de madre. Mi niño también lo dice: “Mami, cuando me pongo triste pensando en la abuela pienso en qué suerte he tenido de que sea mi abuela”.

Enternece cómo hablas de tu hijo, ¿querrías tener más?

Yo ya he tenido un hijo maravilloso, pero es verdad que hubo un momento que dijimos: “¿Nos ponemos otra vez?”. Pero viendo la vida que llevo me di cuenta de que no quiero. No quiero tener niños para que me los críen. Yo con uno estoy encantada. Es un niño feliz, simpático y superempático. Estoy muy contenta porque en los primeros años lo crió su padre, porque él, que es ingeniero, trabajaba desde casa y yo estaba todo el rato de gira. La gente me decía que aprovechara para tener otro, pero yo les decía que era imposible con el ritmo que tenía. En eso he sido muy realista.

Llum Barrera
Fotos: Carlos Muiña / Maquillaje: Cristina Hurlez para Manuel Zamorano, vestidos XAOTIQ – www.xaotiq.es

Laboralmente has tenido la suerte de ponerte a trabajar en Amar es para siempre nada más terminar el confinamiento ¿Fue tu salvavidas?

Todo el que sale de esa serie deja una familia. El equipo técnico es estupendo y a mí además me salvó la vida porque yo me hubiera quedado en casa tristísima y de repente ir a trabajar fue una salvación.

Como actriz, es importante para ti verte bien…

Sí, sí. Siempre digo que no es tanto por estética, sino por sentirme bien, con energía. Nunca he sido delgada y nunca voy a serlo, ni falta que me hace. Mi cuerpo es otro, mi chasis es uno. A mí me gusta sentirme bien con mi cuerpo y con la energía que necesito, porque me están grabando todo el rato, que es a lo que me dedico.

Llum, ¿cómo te encuentras después de perder esos kilitos que te sobraban?

Me encuentro muy bien. Este método me aporta todo lo que necesito para la vida que yo llevo. No paro en casa y siempre estoy con jornadas larguísimas de grabaciones o ensayos en el teatro. La verdad es que al principio pasé unos días de bajón por el cambio de alimentación, pero luego tu cuerpo saca la energía que necesitas.

¿Nunca te ha obsesionado el físico?

No, porque ¿quién me tiene que decir a mí cómo tengo que ser para salir en la tele o para salir encima de un teatro? Creo que eres bella con una talla 36 y con una 44.

¿Cómo conociste el método Pronokal?

Lo conocí a través de la doctora Ana Carmona, porque teníamos unos amigos en común y ella siempre me decía que pasara por su consulta porque me veía en la tele y me notaba como hinchada. Ella sabía cómo ayudarme y además somos muy buenas amigas. El confinamiento fue terrible. Todos estábamos en casa encerrados, comiendo, cocinando, bebiendo más vino del que tocaba para pasar la pena… Y, claro, también me volvieron a llamar para series que se habían quedado paradas y volvimos a retomar rodajes y dije: “Dios mío, no puedo estar así, no puedo estar como arrastrándome”.

¿Y cómo ha sido la pérdida de peso con Pronokal?

Bueno, la primera fase quizá sea la más dura porque tienes que cambiar tus hábitos. Pero la primera semana ya te haces a ello y es muy fácil porque Pronokal no deja de sacar nuevos productos. Así no te aburres y tienes tus buenas verduritas, tus alimentos y te los llevas donde quieras. Para mí eso es ideal. Me lo llevo a los rodajes y es perfecto, porque cuando cortan para un bocata tú te quieres comer un niño por las patas, estás muerta de hambre y claro, tienes tus galletitas, te las tomas y se acabó. Son bastante saciantes y te dan toda la energía que necesitas.

Llum Barrera
Fotos: Carlos Muiña / Maquillaje: Cristina Hurlez para Manuel Zamorano, vestidos XAOTIQ – www.xaotiq.es

¿Y cuándo empezaste a notar los resultados y a encontrarte bien ante el espejo?

Pronokal se nota inmediatamente. Es una dieta muy rápida y efectiva para nosotras, que estamos siempre expuestas. Te viene muy bien, porque a los 15 días ya notas que la ropa te sienta mejor. Yo a los 15 días ya me había deshinchado.

Te han hecho un estudio genético del metabolismo para personalizar tu tratamiento ¿Qué te han dicho sobre tus genes a la hora de perder peso?

Me han dicho lo que llevo comprobando toda mi vida: que mi cuerpo no quema nada. Mi cuerpo retiene como una despensa que tiene que vivir una guerra. Yo me puedo matar en el gimnasio, pero a mi cuerpo, si no le quito ingesta de según qué alimentos, no le sirve para nada. A raíz del estudio me recetaron Drenacel-K de Pronokal y estoy encantada. Se trata de un complemento alimenticio a base de extractos vegetales que es drenante y es estupendo porque a mí los drenantes me bajan muchísimo la tensión y este no. Además, me mantiene muy activa y esa es la clave: encontrar el método que va vien con tu metabolismo. Sin ninguna duda, el estudio dio en el clavo.

Llum Barrera
Foto: PRONOKAL

¿Qué es para ti el Efecto PronoKal?

Lo bueno de Pronokal es que no se trata de que pierdas peso y que luego te abandones, sino que te enseñan a hacer el mantenimiento de tu cuerpo y aprender unos hábitos saludables. Es muy importante hacer todos los pasos, bien guiada por tu doctor o doctora. En mi caso yo estoy encantada con la mía, la doctora Ana Carmona.