«De verdad que le odio. No aguanto más, me quiero ir a casa de mis padres», decía entre lágrimas la joven tras ver las imágenes en su primera hoguera.


Ha llegado una de los momentos más esperados por la audiencia de ‘La isla de las tentaciones’. Este domingo, los respectivos miembros de las pareas se han enfrentado con nervios e incertidumbre a su primera hoguera. En esta, ha dejado para la posteridad a una destrozada Melyssa Pinto tras ver las imágenes de Tom Brusse tonteando con sus tentadoras.

«Después de la despedida me creí lo que sentía Tom por mi y creo que no me voy a encontrar nada de lo que no me guste», decía Melyssa antes de ver sus imágenes y al minuto rompía a llorar por la angustia y el miedo que sentía. «Soy muy celosa y sensible, no sé cómo me va a sentar, yo no se lo voy a hacer a él, o me respeta o no va a volver a entrar en mi casa porque yo soy mejor chica que las que hay ahí«, decía.

En las imágenes que la organización le ha puesto a la joven, se ve al francés hablando de forma distendida con las tentadoras. Después, estas hacen un juego con él que provoca que una de ellas le de un lengüetazo en el cuello. Estas imágenes ha provocado que la que fuera tronista de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ montara en cólera, se quitara los zapatos y saliera a gritar corriendo sin entender cómo su chico, el amor de su vida, podía haber hecho eso.

Telecinco

«Me da igual… hijo de la gran puta, es que no quiero saber nada más, tiene que chuparle la puñetera cara, tiene que dejarse…», gritaba desconsolada mientras que salía a correr. Tras esto, la joven prosiguió lanzando un sinfín de improperios y hacía hincapié en que se quería marchar del programa.

Sin zapatos y con la marca de las lágrimas en su cara, Melyssa se tiró al suelo presa del dolor que sentía y espetó: «De verdad que le odio. Es un cabronazo de mierda. Me dijo que me iba a tratar como yo le trataba a él. No aguanto más, me quiero ir a casa de mis padres y quiero que sus padres vean esto para que vean cómo es su hijo».

Telecinco

Mientras tanto, el resto de las chicas comentaban las imágenes en la hoguera y no entendían el comportamiento de Tom, aunque reconocían que sabían que iba a ocurrir. Tras esto, Melyssa protagonizaba el momento «Estefanía» de esta edición y con los puños golpeaba la arena y sentenciaba: «No puedo con esto».

Habrá que esperar al próximo miércoles para conocer qué ocurre con la pareja, aunque, con el adelante del programa, parece que promete. En concreto, Melyssa, ya más relajada, asegura que guarda la esperanza de poder hablar con Tom para que le explique en persona sus actos. Y además, tendrá que enfrentarse a más imágenes.

Los nervios a flor de piel antes de enfrentarse a las hogueras

Antes de que se enfrentaran a la hoguera de confrontación, Sandra Barneda visitaba a los chicos y chicas para preguntarles cómo se encontraban. Los primeros hacían hincapié en que estaba preocupados por los que podrían pensar sus parejas de los comportamientos que estaban teniendo. De hecho, era Tomo quien insistía en que en Villa Montaña se estaba comportando tal y como era y lanzaba una petición para que su chica pudiera conocer su verdadera faceta.

En el caso de las chicas, con los nervios a flor de piel, se sinceraban y aseguraban que no le estaban dando motivos a sus parejas para que desconfiaran de ellas. Eso sí, ante su nerviosismo, insistía en que se temían lo peor. Aunque, al final, pasarían por una experiencia que les iba a reforzar. «A mí pareja no la conozco realmente, pienso que se comporta de una manera que a mi me gusta y que cuando no estoy yo se comporta de una forma diferente», comentaba Mayka sobre Pablo.

Asimismo, Inma ha recibido un toque de atención por parte de la presentadora, quien la animaba a que se integrara en el grupo y disfrutara de la experiencia de estar en el programa. “Me siento muy cohibida aquí porque ademas echo mucho de menos a mi novio y no me he dado cuenta hasta ahora de lo que es estar aquí sin él”, se sinceraba la sevillana.