Un exguionista de ‘MasterChef’ ha contado qué sucede detrás de las cámaras cuando se apagan los focos, duras declaraciones tras la muerte de Verónica Forqué


La muerte de Verónica Forqué, quien estaba sumida en una depresión, ha generado un gran debate. Tanto que incluso la productora de ‘MasterChef Celebrity’ ha recibido fuertes críticas, pues hay espectadores que consideran que su relación contractual debería de haber terminado antes de su repentino abandono. Desde Shine Iberia se justificaron a través de un comunicado en el que insistían en la excelente relación que siempre mantuvieron con la actriz, sin embargo, ahora el programa vuelve a acaparar todas las miradas. Un exguionista ha destapado algunos secretos que lo ponen contra las cuerdas, ya que sus declaraciones revelan la supuesta fortísima presión a la que son sometidos los concursantes detrás de cámaras.

Verónica Forqué 'MasterChef Celebrity'
© TVE.

«Se exige al equipo subir la presión sobre un concursante hasta romperlo emocionalmente. Por eso ‘MasterChef’ es el programa de la televisión española en la que más gente llora y acaba perdiendo los nervios y, si no sucede más, es porque el resto del equipo y, en especial, el jurado, están constantemente pidiendo que se baje un poco el pistón. Emocionalmente es agotador para todos«, asegura alguien que en su día trabajó mano a mano con el talent culinario. Su testimonio recogido en ‘El Confidencial’ explica lo sucedido en ediciones anteriores a la de Verónica Forqué, aunque, según él, este sería la misma hoja de ruta todos los años.

Fuentes del programa con las que ha hablado el citado medio, comentan qué ha pasado en la última temporada de ‘MasterChef’ tras hablar con excompañeros. «Verónica era muy excéntrica y esos significa audiencia. Se la puso de capitana de un equipo para que se generase el caos e, incluso, uno de los miembros del jurado, Pepe, la apadrinó para que pasase más tiempo en pantalla. Se la llevó al límite como a todos los concursantes de su perfil», continúa. Al parecer, lo que se buscaría sería generar cierto drama para mantener pendiente a la audiencia de cada una de las galas semanales, aunque jamás hubieran querido ni esperado este final. «No hay drama sin conflicto (…) Si se introduce un personaje muy expresivo, dado a llamar la atención o erigirse como el líder del grupo, al lado siempre le vamos a colocar a su némesis, a uno que le discuta el liderato y le confronte. Con eso está todo hecho», añade.

Verónica Forqué masterchef celebrity
TVE

Para la mayoría de los concursantes su objetivo es permanecer cuánto más tiempo mejor. Consiguen más proyección con un programa muy blanco y, además, perciben un suculento sueldo mientras aprenden a cocinar, todo ‘un chollo’ que persiguen grandes rostros conocidos en nuestro país. «Salvo algún caso concreto, su ambición no es ganar ni aprender a cocina, sino pasar el máximo tiempo posible en antena, porque eso les supone dinero y, sobre todo, exposición. ‘MasterChef’ les permite mostrarse no solo simpáticos y guapos, sino también habilidosos, empáticos y currantes, algo que no pueden conseguir en otro sitio», cuentan a ‘El Confidencial’.

El casting es sin duda uno de los procesos más importantes antes de comenzar a grabar. El elenco que ese año se cuele en millones de hogares y las tramas que les acompañarán serán uno de los ingredientes más importantes delante de los fogones, tal y como ha sucedido este año con personajes por ejemplo como Juanma Castaño y Miki Nadal. «La elección de los participantes es muy parecida a la que se haría en una serie de televisión. Necesitas un personaje bueno, uno malo, uno simpático, uno individualista, uno que físicamente impresione… Si coges las ediciones anteriores de ‘MasterChef Celebrity’ puedes identificar estos roles en todas ellas», finaliza.