La presentadora ha cerrado el año más difícil de su vida presentando las Campanadas de TVE junto a Anne Igartiburu y lanzando palabras de aliento a los españoles.


Por fin ha llegado la gran noche de Ana Obregón. Siete meses después de perder a su único hijo, Álex Lequio, la actriz ha vuelto al trabajo para presentar las Campanadas de Televisión Española junto a Anne Igartiburu. No ha sido una decisión fácil. Salir del ostracismo y la tristeza en la que se ha sumido en este doloroso duelo ha sido una decisión meditada. Lo ha hecho por su firme compromiso con su casa. Y también por su hijo, al que ha dedicado esta noche.

Ante una Puerta del Sol vacía de manera histórica por el coronavirus (se ha prohibido el acceso al corazón de Madrid por el Covid-19), Ana ha mostrado su mejor sonrisa a los millones de espectadores de La 1. De este modo ha cumplido la promesa que le ha hecho a su hijo, y que daba a conocer esta semana en sus redes sociales. Su corazón ha estado «cada segundo» con él.

Ataviada con un diseño de Alejandro de Miguel, la presentadora estaba guapísima. «Sigo de luto y Alejandro ha tenido mucha paciencia porque ha elegido el blanco, que es mi tono», decía. «Estoy muy emocionada. Quiero mandar un mensaje de esperanza. Este año muchas personas han perdido un ser querido, así que esta noche vamos a recordarle y a mirar al futuro con la convicción e que vamos a salir adelante. Por enfermedades como el cáncer y otras que no se habla de ellos. Por los que luchan y por los que siguen sluchando pido un aplauso muy grande. Siempre hay esperanza».

«Hay que dar tiempo y amor a las personas que quieres»

Como la profesional que es, Ana Obregón superaba su emoción para continuar con sus palabras de aliento a todos los españoles. «Ha sido un año donde toda España se ha volcado. Mi padre siempre ha dicho que lo mejor de España son los españoles». Su compañera Anne Igartiburu le respondía: «Todo saldrá bien. Todo irá bien». Minutos antes de dar la bienvenida oficial a 2021, la presentadora añadía: «He dado mucha suerte a España y al resto de las personas les va a ir muy bien».

Las palabras más emotivas de Ana Obregón llegaban cuando ha recordado unas palabras en memoria de su hijo Aless. «Hay que dar tiempo y amor a las personas que quieres. Es lo único que te llevas», decía. «Para conseguir eso tenemos que ser responsables». Igartiburu se mostró cómplice y se convirtió en la mejor aliada de su compañera de la noche. La vasca confió de nuevo en Lorenzo Caprile con un diseño rojo y en cuanto a las joyas lució unos pendientes y sortija a juego de Lisi Fracchia. En los pendientes, creados en exclusiva para la ocasión, se podían leer las palabras ‘Salud’, ‘Amor’, ‘Paz’ y ‘Trabajo. Esta le respondía: «Ana, quiero que sepas que estamos contigo siempre». La bióloga concluía: «Estoy mandando un mensaje de esperanza para todo España y salir de esto solo depende de nosotros. Sé que la pandemia es tremenda, pero el cáncer también».

© TVE.

“Retransmitir las campanadas de fin de año un año más en mi casa, Televisión Española, es un privilegio que no podía rechazar. Me emociona despedir este año tan difícil para España y para mí; de esa forma espero poder agradecer el gran apoyo y cariño que he recibido por todos. Empezar este 2021 con todos los españoles será un verdadero honor”, explicaba Ana Obregón tras confirmar en su cuenta de Instagram que sería la encargada de dar la bienvenida a 2021. «Mi Áless, sé que tú me darás las fuerzas que no tengo con tu ejemplo de lucha y tu amor. Este año las campanadas serán por ti “MI TODO”. Este año las campanadas resonarán en la eternidad #alessforever», sentenciaba.

Vídeo: Gtres

Ana ha cerrado esta noche el año más duro de su vida. Ahora afronta el futuro consciente de que nada será jamás como antes, pero dispuesta a poner de su parte para continuar: «Me veo viviendo una nueva vida. Nunca será la misma, pero con muchas cosas todavía por delante como hija, como hermana, profesionalmente. He hecho un viaje al interior que me ha dado una perspectiva diferente, me he encontrado con mi verdadera alma», decía en una reciente entrevista con Anne Igartiburu.

© TVE.

«Desgraciadamente ha sido un año muy difícil para todo el mundo, no solo para mí. Hay 60.000 familias que han perdido a un ser querido por coronavirus y 200.000 que han perdido a alguien por cáncer. Se van a identificar conmigo, si les doy un mensaje de esperanza me doy por satisfecha», decía Ana Obregón en el encuentro con Anne Igartiburu que sirvió para promocionar la Nochevieja de la cadena estatal. «Estoy segura de que verán que un corazón aunque esté roto, está lleno de amor». Desde luego que lo ha hecho. Y con nota. Bravo, Ana, por tu coraje y tu valentía.