«Paco de chico era muy bueno, inteligente, con tres años ya sabía leer  y siempre me decía que cuando fuera mayor iba a ser director y actor», recuerda.


Carmina Barros se ha convertido en la nueva invitada de Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’. La madre de Paco León se ha abierto en canal con el cantante de rancheras y ha repasado los aspectos más importantes de su carrera profesional, así como los momentos más importantes de su vida personal.

Telecinco

Carmina Barrios se ha remontado a sus raíces a la hora de abrirse en canal en el programa de Telecinco. En concreto, la actriz ha explicado que proviene de una familia humilde y llena de policías y guardias civiles. «Toda la familia de mi padre era del cuerpo. Él cuando sonaba el himno en la televisión se ponía de pie. Yo hubiera sido buena militar», reconoce. La madre de María León recuerda que cuando era pequeña era muy traviesa y en el colegio «un desastre», aunque siempre estaban rezando.

Tanto es así que su progenitor esperaba que se convirtiera en monja. «Era su ilusión, siempre lo ha dicho. Era muy rígido, muy estricto a la hora de educarnos. Me obligaba a ir a misa. Mi madre era ama de casa, muy sumisa», compartía con Osborne.

Así conoció a Antonio, su marido

GTRES

En su charla con el interprete de «Como un vagabundo», Carmina Barrios reconocía que de pequeña tuvo muchos pretendientes, aunque con el paso del tiempo solo tuvo ojos para su Antonio. La madre Paco León ha narrado cómo conoció a su marido y no ha podido evitar mostrar su sonrisa de oreja a oreja que evidenciaba lo enamorados que sigue de él. «Llevo 50 años con él, parece que he hecho más años de los que yo creo que tengo. Lo conocí en una fiesta que fui con una vecina mía. Le había dejado el novio y tenía mucho drama. Un día unos amigos nos invitaron a una fiesta, la convencí para ir. Llegamos, estábamos sentados, bailando y llegó un compadre mío con mi marido. Abrió la puerta y dije que iba a ser para mí. Es el más artista de todos, es muy flamenco, son 50 años y que no le toque nadie», explica.

Al poco de darse el «sí, quiero», Carmina dio la bienvenida a su primogénito, Paco: «Llegaron muy pronto, él a los 9 meses y venía de pie. De chico era muy bueno, inteligente, con la mirada te lo decía todo. Con tres años ya sabía leer, dibujaba muy bien y siempre me decía que cuando fuera mayor iba a ser director y actor. Paco era gordito, tenía una cabeza horrorosa de gorda, pero a los dos años era un muñeco», afirma. Sobre sus otros dos hijos, Alejandro, el más desconocido, y María León, solo tiene buenas palabras y asegura que el mediano era el más malo.

Como cualquier niño a su edad, Carmina Barrios reconoce que sus tres hijos se pelean mucho, a pesar de que se encargaba de comprarle los mismos juguetes para que esto no fuera objeto de discusión. «Una vez me fui a casa de la tata (la vecina de al lado) y les dije que se quedaran jugando. Me llamaron al momento y les decía que me dejaran un ratito en paz. Me dicen que están aburridos, los puse en la cocina, me bajé la cremallera y les pedí que me contaron los pelos del coño. Eran arrebatos», recuerda entre risas.

El salto de Carmina al estrellato

GTRES

Sobre su trayectoria profesional, Carmina Barrios reconoce que a pesar de haber ganado el Biznaga de Plata en el Festival de Málaga, sigue siendo la misma de antes. «Me ha cambiado la vida en la parte económica, pero sigo haciendo la vida de siempre, hago lo mismo, me tomo el café con mis amigas», insiste. Sobre «Carmina o revienta», la de Sevilla hace hincapié en que su hijo no le pagó por la película, aunque esto cambió con «Carmina y Amén».

Asimismo, desveló que la fallecida duquesa de Alba iba a participar en una de las dos películas, sin embargo, «cayó mala». En su charla con Bertín, Carmina también se ha sincerado y ha reconocido que siente verdadera pasión por los programas del corazón porque se distrae con ellos y se olvida de los problemas.