El chef ha estallado contra Saray después de que ésta presentara una perdiz cruda en una prueba de eliminación. «Nos hemos equivocado terriblemente contigo».


‘Masterchef’ ha vivido una de las galas más intensas y bizarras de su historia. Saray, una de las concursantes de la nueva temporada, ha sido expulsada tras presentar un ave cruda en una de las pruebas. Su actitud ha sacado de quicio a Jordi Cruz, que la ha reprendido con dureza.

La cordobesa había empezado la noche con mal pie. En la primera prueba de la noche fue castigada por no haber presentado un postre que no cumplía los requisitos que le exigían los miembros del jurado.

Saray presenta «un pájaro muerto» en una de las pruebas

Más tarde se enfrentaría a un nuevo reto en el que decidió no tomarse grandes molestias. La prueba consistía en preparar una perdiz. Pero ella no quiso quitar las plumas al ave, así que decidió presentar «un pájaro muerto en lo alto de un plato«.

Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo Nágera, al ver su plato, no podían dar crédito a lo que había hecho Saray. Incluso los compañeros que forman parte del ‘talent culinario’ se mostraban indignados ante lo que muchos consideraron «una falta de respeto» y, en palabras de Iván, «una vergüenza para todos, algo que no queríamos ver».

«¡Ni se te ocurra abrir la boca!»

«Te voy a ser franco. No he visto tu cocinado, no he visto lo que has hecho. Que me faltes el respeto a mí, que lo has hecho, que le faltes el respeto a tus compañeros, que lo has hecho, que le faltes el respeto al programa y a los 28.000 candidatos a entrar a estas cocinas, evidentemente no se puede hacer», le espetaba Jordi Cruz.

«Entiendo que no quieras cocinar, que te rindas, lo entiendo todo. Pero lo que le has hecho a este producto no tiene justificación ninguna», continuaba el chef catalán. «Yo no me río de vosotros», se defendía Saray. «¡Ni se te ocurra abrir la boca! Ni se te ocurra. Porque no tienes nada que decir. Nada. Absolutamente nada».

El chef hablaba en boca de los tres miembros del jurado. «Nos hemos equivocado terriblemente contigo. Y me sabe mal. Este jurado se ha equivocado. Creo que es la vez que más nos hemos equivocado a la hora de dejar entrar a alguien por esa puerta en ocho años».

Pepe Rodríguez lamentaba el gesto de la joven. «He estado contigo no te imaginas de correcto. Te he dicho: no presentes este plato. No te mofes. Y demuestras que no eres inteligente. Vienes aquí con la gracia que piensas que tienes tú a hacer esta idiotez. ¿Qué necesidad hay? No tienes ninguna necesidad. No te puedo decir nada más».

«Nos hemos equivocado terriblemente contigo»

En su defensa, Saray se ha dirigido a los jueces explicando que le resultaba muy desagradable enfrentarse a la última prueba. «Quería decir que desde que me disteis el delantal negro yo ya me bloqueé, me sentí mal. Ya no quería seguir aquí en este programa porque me veía que mi destino ya estaba marcado con el delantal negro desde primera hora. Me da repugnancia pelar un pájaro de esos».

Las excusas de Saray no le han valido de nada a Jordi Cruz. «¿Ves lo que te digo de la poca vergüenza? Estos chicos que tienes detrás han entrado con un delantal blanco y han hecho todo lo posible por presentar a este jurado un plato decente. Un compañero tenía el mismo producto. No sabía cómo utilizarlo, que podría decir lo mismo que estás diciendo tú, y ha presentado un plato a este jurado. Lo ha limpiado en dos minutos y medio. No me vale absolutamente nada de lo que me puedas decir».

«Me voy a mi casa feliz y contenta»

«Te voy a decir más. Te agradecería que te quites ese delantal, que no mereces el ni el negro, y que cruces esa puerta ahora. Adiós», proseguía el catalán, visiblemente cabreado. La cordobesa abandonaba el plató con desdén, lanzando un beso al aire y con un «bye, bye» como única despedida.

«Se me han quitado las ganas de todo viendo el bicho moribundo y viendo 20 minutos. ¿Qué hago? Ya me voy de aquí a mi casa feliz y contenta porque voy a estar con los míos. Me encuentro bien porque me encuentro liberada. No le he faltado el respeto a nadie en absoluto. No ha habido un drama. Ni es el fin del mundo, ni se ha muerto nadie. No era la forma en la que yo esperaba irme de ‘Masterchef’, pero ha sido así y yo lo acepto como venga», concluía la andaluza.

«Saray no ha demostrado respeto a este jurado, ni a vosotros ni a los productos… Pedimos disculpas por el error de haber permitido entrar a esta aspirante en cocina», recordaría Cruz tras el episodio del «pájaro muerto» que, junto con el famoso «león come gamba», será uno de los momentos más recordados de la historia de este concurso.