Para acudir al funeral de su cuñado, Jaime Carvajal Hoyos, Tamara Falcó tomó prestado un vestido que su madre llevó ya en 1996. Y, como siempre, acertó.


El pasado 3 de septiembre moría a la temprana edad de 56 años a causa de un infarto Jaime Carvajal Hoyos, marido de Xandra, la hija mayor de Carlos Falcó, quien también falleció recientemente por coronavirus. Ni falta hace decir que estos últimos meses están siendo especialmente duros para la marquesa de Mirabel, que no ha dudado en apoyarse en sus hijas; pero también de su hermana, Tamara Falcó. La diseñadora de moda y empresaria no pudo estar durante el tanatorio pero sí que no quiso faltar al funeral, al que también acudieron los reyes Felipe y Letizia, durante la jornada del viernes. Siguiendo el protocolo, la que será marquesa de Griñón y la royal española eligieron estilismos sobrios, en tonos oscuros, cumpliendo a la perfección los códigos del luto que debe rendirse en estas ocasiones.

Mientras que la reina apostaba por un conjunto de dos piezas de blusa firmada por Sandro y pantalón pitillo ajustado con un cinturón fino; la presentadora de Cocina al punto optó por un vestido por encima de la rodilla que no pudo parecernos más acertado. Se trataba de un vestido tipo blazer cruzada, sin mangas y en tono azul marino oscuro que respetaba de la mejor forma el protocolo funerario pero también las normas no escritas de la moda del momento. Sin embargo, y aunque el diseño parecía ser de lo más actual, hemos podido comprobar que nada más lejos de la realidad. El vestido que eligió Tamara Falcó para el funeral de su cuñado ya llevó su madre, Isabel Preysler, allá por 1996.

Un look de luto que Tamara Falcó tomó prestado del armario de su madre

La reina de corazones lo usó por primera vez en el año 1996 para asistir a un desfile de moda filipina y nunca más lo llevó, al menos en público. Se trata de un diseño de Chanel de lo más elegante que sentaba como un guante a la socialité más elegante pero que también queda de la mejor forma en su hija Tamara. Y es que esta es la segunda vez que la ganadora de Masterchef Celebrity lo usa. Sin embargo, no ha sido hasta ahora que lo ha llevado como look de luto.

En su momento, Isabel Preysler lo combinó con medias tupidas, salones negros y un gran bolso también de Chanel. Sin embargo, Tamara ha querido actualizar la prenda llevando algunas de las tendencias del momento en sus complementos. La diseñadora acompañó su look con unos salones de tacón bajo destalonados; un bolso a contraste, en color blanco; un finísimo cinturón también en azul marino y una gran medalla de una virgen colgando de su cuello. Dos épocas y dos formas de llevar un vestido tan clásico como atemporal que dejan claro, una vez más, que Tamara Falcó se ha convertido en la perfecta heredera de su madre.